La nueva era de los tampones, una más amable para el medio ambiente

Muchas mujeres conocemos ese terrible dolor en el vientre que a veces no nos deja ni movernos de la cama, es ese anuncio de que ciclo menstrual llegó. ¡¿Yay?! A esto se suma que puede que salgan granos, duelan los pechos y otras partes del cuerpo, a que haya sangre, SANGRE, sangre y, en el caso de la mayoría, que se usen cientos de toallas sanitarias o tampones hasta que llegue la menopausia.

Nuestras acciones tienen un alto impacto en el medio ambiente y los productos de higiene femenina forman parte de la contaminación que llena la tierra y los océanos. Según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), una mujer suele utilizar alrededor de 15,000 productos de higiene femenina durante toda su vida.

De estos, las toallas y tampones con aplicadores de plástico son los productos que más daño le hacen a nuestro planeta y, por desgracia, siguen siendo la opción número uno para muchas mujeres. Sin embargo, ya existen otras más amables con el medio ambiente como la copa menstrual, las toallas de tela y, ahora, los tampones con aplicadores reutilizables.

Tampón con aplicador reutilizable

Pequeño y sencillo, Alec Mills y Celia Pool, cofundadores de Dame, crearon un tampón con aplicador reutilizable con el fin de hacer más sencillo el proceso de utilizar el producto y reducir la contaminación que generan los productos de higiene femenina.

Incluyen tres tamaños distintos: regular, súper y súper plus. Es muy fácil de utilizar, el tampón se coloca en la parte superior del aplicador y con la parte inferior se empuja para que el algodón comprimido pueda introducirse en el cuello la vagina. Lo genial es que solo necesitas esterilizarlo, guardarlo en su funda y así estará listo para tu próximo uso.

Una de las razones por las que las mujeres prefieren los tampones con aplicadores de plástico sobre los que no tienen aplicador o tienen uno de papel es porque es más fácil y cómodo. Sin embargo, la parte más contaminante es justo ahora la que no tiene que desecharse, sino que se puede lavar, guardar y reusar.

Tampones orgánicos

Existen tampones con aplicador elaborados con fibra de algodón 100% orgánico. Estos no tiene químicos ni plásticos y lo mejor es que son hipoalergénicos y biodegradables. Algunas marcas fáciles de encontrar por internet son Organyc y Natracare.

Además de que pueden ser mejor para las mujeres sensibles a los materiales (rayón, pesticidas o fragancias) de las marcas más populares, son compostables y biodegradables.

via Denda

Calzoncitos desechables

Tampoco nos olvidemos de los tampones orgánicos de Thinx, una marca increíble que si no conocías te va a sorprender con todos sus productos de higiene femenina, un gran ejemplo es la ropa interior que crearon como producto para el ciclo menstrual.

via Thinx

Tampón reutilizable

Esta misma marca, propiedad de la empresaria estadounidense Miki Agrawal, creó RETA, un aplicador de silicón médico que mide igual que un lápiz labial. Es muy similar al de Dame, solo que es más pequeño.

Según la empresa, se asegura que tendrá una durabilidad de dos años. ¡Imagínate todo lo que ahorras en ese tiempo! Solo habrá que comprar tampones sin aplicador y listo. Menos dinero invertido en esto y menos contaminación.

via Thinx

Riesgos de usar tampones

No podemos olvidar que la principal preocupación al usar tampones es el llamado síndrome del shock tóxico. Lejos de ser una leyenda urbana, se ha comprobado que es una enfermedad rara y muy grave que provoca la toxina producida por la bacteria Staphylococcus aureus.

Y no es que el tampón sea un arma mortal, el problema es dejarlo más de cuatro horas en el cuerpo. Algunas de las precauciones que debes tener al usar tampones son que: