Frases racistas que usamos en México (y definitivamente no deberíamos)

racismo

Foto. Oleg Magni

No es un secreto que los mexicanos somos una sociedad racista. Aunque tratemos de ocultarlo viéndolo como normal y aunque esté tan arraigado que lo pasamos por alto, está ahí. He escuchado mil veces a mi abuelo (que es moreno) decir frases racistas, y es que así ha sido siempre. Desde siempre se ha visto que tener la piel clara es de una u otra forma “mejor”, “superior” a que sea morena.

Como (buenxs) mexicanxs…

Dentro de todo este rollo de la discriminación racial que sucede en México, tenemos un compendio de frases típicas que usamos cotidianamente. Ya en pleno 2018 deberíamos tener bien claro que no, ser blanco no es mejor y el color de piel de una persona no es motivo para hacerla menos. Tu raza no te hace más o menos capaz. Tu posición social tampoco define tu calidad moral ni determina tus capacidades. Mucho menos debería definir el trato que recibes ni las oportunidades que se te dan.

Como mexicanas y mexicanos, lxs únicos capaces de terminar con el racismo somos nosotrxs. Podemos empezar por identificar las frases que deberíamos eliminar por siempre de nuestro vocabulario. Esto para evitar normalizar y perpetuar el racismo. Seguramente hay muchas más de las que podemos poner en esta lista, pero aquí recordamos algunas para que sepas a qué se refieren de una vez por todas y te asegures de nunca más usarlas en tus conversaciones futuras.

“Indio bajado del cerro a tamborazos”

Ésta frase hace alusión a los indígenas creyentes que vivían en las partes altas de los cerros y bajaban al escuchar el sonido de la tambora para ir a alguna iglesia. De entrada, usar la palabra ‘indio’ de forma despectiva está mal, ya que su usa como sinónimo de ignorancia y pobreza. Así que… adiós frase.

“No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”

Surgió a partir en los tiempos de la Colonia, cuando los indígenas eran sumamente discriminados por los españoles y criollos. Entonces se creó el estereotipo de que eran personas tramposas o perezosas. Así se justificó la precariedad en la que vivían diciendo que eran pobres por ser una raza inferior, salvaje e ignorante.

“Tener el nopal en la cara”

Algunos sinónimos son ‘cara de Olmeca’, ‘indio pata rajada’ y otras variables (porque también somos bien creativos). Se refiere de forma peyorativa a tener rasgos considerados “autóctonos”.

“Casarse con un extranjero/blanco para mejorar la raza”

La frase se remonta de nuevo a la Colonia, cuando las personas blancas eran de un estrato social y económico más alto. De ahí la creencia (hasta ahora) de quienes son morenos pertenecen a un estrato social más bajo. También tiene que ver con la preferencia por los rasgos europeos.

“Pinche naco”

Esta es una de las más usadas. Ha ganado muchos significados a través del tiempo y hay diversas versiones de su origen. En general la palabra ‘naco’ se refiere a una persona con mal gusto, sin educación y generalmente de una clase social baja. Aunque estas características son frecuentemente mal atribuidas a la población indígena o morena, hace referencia a la clase social más que a la raza. Por ello ‘naco’ es considerada una palabra clasista más que racista.

“Se fue como las chachas”

La palabra “chacha” (de muchacha) se usa para referirse despectivamente a las empleadas domésticas y ha inspirado este tipo de frases. Al no recibir un pago justo por su trabajo de planta, al no vivir en condiciones adecuadas y carecer de seguridad social u otras prestaciones propias de un trabajo de tiempo completo, muchas empleadas domésticas abandonan —a veces sin avisar— las casas donde viven y trabajan. A veces ocurre por evitar la confrontación o por simple indignación.

“Prietito en el arroz”

El origen de la frase hace alusión a que en un grupo de personas, desentona ‘un prieto’, o sea, alguien de piel morena. En general, la frase se refiere a que aún en circunstancias aparentemente buenas, algo sale mal.

“Pásele güerita, pásele”

Comúnmente escuchada en establecimientos comerciales y tianguis, dicha por los comerciantes a los clientes sin importar si son blancos o morenos. Es una forma, quizá inconsciente, de halagar a clientes y supuestamente darles un mejor trato.

“Pareces judío”

Se usa como sinónimo de tacaño. Es una forma sutil de antisemitismo que señala a los judíos como avaros y usureros, estereotipo común desde la Edad Media. En México, la frase se usa también con los ‘regios’, refiriéndose a los originarios de Monterrey.

Seguramente muchas de estas frases te son familiares. Ahora que sabes su significado y origen, evítalas. ¿Cuáles otras conoces? Cuéntanos y las agregamos a la lista que queremos eliminar, pero ya.