7 pecados capitales de la era millennial (peores que el pasito perrón)

pecados millennials

Foto. Zohre Nemati

Llegó la época de hablar de los pecados. Al menos en la cultura católica, se recurre mucho a juzgar al prójimo por acciones “prohibidas” como la envidia, la ira, la lujuria, el comer carne en vigilia o poner a una figura del niño Dios bailando el pasito perrón… pero ¿qué hay de los pecados modernos? Aquellos que sin importar la religión son una gran osadía para cualquier millennial.

Concordamos con que robar, matar y ser soberbios o avariciosos no está padre. Echar de vez en vez la pereza, ser levemente lujuriosos o abusar de la comida no está tan mal si el menú lo amerita, pero con estos nuevos pecados millennial, ahí sí que nos agarren confesadxs.

1. Spoilear

Aunque tengas muchas ganas de hablar sobre el final de un capítulo clave, de un final de temporada o de qué demonios había en el cofre ultrasecreto de la película… ABSTENTE. Hoy en día es de pésimo gusto, de malísima educación y desconsideración adelantar detalles valiosos sobre una cinta o serie. Hacerlo no solo te garantiza el escarnio social, sino que se te regrese tres veces con spoilers claves en tu vida.

Es en serio.

2. Stalkear… y que te cachen

Los nuevos mandamientos millennial dictan “no stalkearás a tu prójimo”. Bueno, nomás tantito, pero con mucha precaución. Dicen que a quien abusa de este mal hábito o hasta crea cuentas fantasma para espiar sin ser descubierto, tarde o temprano lo cachan y qué oso todo.

El castigo a tal osadía es tener a tus stalkers de la secundaria en el presente y que los veas en cada una de tus stories de Instagram. Créenos, la sensación de sentirse vigilado es nada grata.

3. No compartiras nudes sin autorización

Uy, aquí sí apoyamos 100% que no lo hagas. La filosofía de las nudes (sí, eso existe) que data desde el año Conejo II explica que solo deberán ser vistas por aquellas personas con permiso explícito para hacerlo. O sea, consenso, amigui.

Cometer el pecado capital de mostrar nudes ajenas a tus amigues, enviarlas en chats y/o publicarlas en redes sociales te llevará al karma más pesado que puedas imaginar. Y nosotrxs vamos a echarle montón.

Si no sabes cómo ser políticamente correctx con esto de las nudes, aquí una guía muy útil. 

4. Decir que lo orgánico, sin gluten, vegano es fruto de la mercadotecnia

En el mundo donde lo natural-gluten free-vegano es la tendencia, está súper mal visto que alguien crea que no vale la pena pagar 20 veces el precio original de una manzana porque es “orgánica”. Peor si alguien se atreve a decir que este precio elevado es solo producto de la mercadotecnia y acuse a marcas que se quieran aprovechar de quien consume.

Pero, a ver, también hay límites. A quien te diga que por qué no pagaste 200 pesos por una lechuga orgánica libre de gluten y te juzgue por comprarla en la verdulería de doña Lucy en vez del minisúper orgánico, solo recuérdale que hay alimentos que no tienen gluten, aunque no lo digan en una etiqueta de papel reciclado.

5. Aceptar que sí sigues las tendencias de la moda

¿Moda? ¿Tendencias? ¡¿Qué es eso?! Al día de hoy, la regla para vestir es que no hay regla y cada quien se pone lo que le venga en gana. Desde un pavo real en la cabeza tipo penacho de Moctezuma hasta la ropa de su tataratatara abuela o las recomendaciones del baúl de marchanta de La Lagunilla.

Seguir lo que dictan las tiendas de fast fashion es pecadísimo mortal. Porque somos seres libres que no dependemos del capitalismo o lo que marquen esos diseñadorxs de marcas sobrevaloradas. 

(Por cierto, ¿ya vieron la colección de Frida Kahlo de Stradivarius?) ¡¡¡PECADO!!!

6. No tener redes sociales

¿Tienes un iPhone X y no tienes Instagram? ¿Facebook? Ah, Twitter, sí, pero ¿solo lo usas para ver noticias y enviar hate a Donald Trump? Estas personas han caído en un pecado moderno tan profundo que no se sabe si podrán sobrevivir en sociedad. Es más, hay incluso quien desconfía de las personas sin redes sociales y no salen con ellas porque “seguro tienen algo que ocultar” (testimonio real de la prima de una amiga de una amiga).

Mientras no dejen de leernos en Malvestida, aquí seguiremos admirando esa capacidad de vivir en este mundo 2.0. Sí, aunque sean pecadores.

7. Tener televisión

Hablemos con completa honestidad. ¿No sienten que alguien es demasiado “anticuado” o “manipulable” porque dice que aún ve televisión? La gente “cool” se informa en medios electrónicos y redes sociales, ¡con memes! Los noticiarios de Televisa y Tv Azteca qué.

A lxs millennials nadie les dice cómo pensar (o eso queremos pensar) y por eso vemos series (que bien podrían ser telenovelas) en Netflix, HBO Go, Amazon Prime Video, Fox Play o Apple TV.

Las televisiones hoy en día son para ver cintas retro en VHS o Beta, para usarlas como maceteros o burós, pero jamás para encenderla y sintonizar un canal.

¿Qué otro pecado mortal de la vida moderna se te ocurre? Cuéntanos en los comentarios y lo agregamos a esta divertida lista.