Prietos, pirrurris y anti LGBT+, así la discriminación entre los candidatos

discriminación precandidatos 2

Foto. @mikelarriolap

Se terminaron las precampañas electorales a la presidencia de México. No, no cantemos victoria para dejar de escuchar sus spots, porque esto es solo una pausa y la transición para, ahora sí, ya poder llamar a esos precandidatos, candidatos. O sea, habrá nueva propaganda, espérala. En sus cierres de precampaña, diversos políticos se dieron a la tarea de mostrar un lado poco amable, el de la discriminación.

Y aunque no han sido las primeras ni creemos que sean las últimas (desgraciadamente), estas nos dejaron con ganas de mandarlos a todos ellos al CONAPRED. ¿Por qué lo decimos? Basta analizar estos tres ejemplos (vamos del más reciente al menos, pero todos son lamentables).

Mikel Arriola y la familia tradicional

En un momento en que el mundo pide unidad, el candidato a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola, dijo que está en contra de que las parejas del mismo sexo puedan adoptar y también del uso recreativo de la mariguana.

“Nuestros gobernantes han promovido la ruptura del núcleo familiar, y el desprecio, profundo desprecio, por los valores. Esto nos ha llevado al caos en el que hoy estamos metidos”, Mikel Arriola.

En un evento en el Teatro Metropólitan, el militante del PRI incluyó en su discurso un aviso para todxs las parejas del mismo sexo que pretendan adoptar un hijx: “La familia será mi prioridad. La Ciudad de México será la ciudad de los valores, de la familia, claramente les digo, Mikel Arriola está en contra de la adopción entre parejas del mismo sexo”.

Su mensaje fue tan claro que es difícil alegar que no lo dijo. Lejos de disculparse o arreglar el comentario discriminatorio, lo reforzó en su cuenta de Twitter, donde, obvio, le han llovido críticas.

Diversos usuarixs le reclamaron su postura homofóbica. “Querido @MikelArriolaP una persona con valores se distingue por respetar los derechos y diferencias de los demás no por decidir quien se mete con quién a la cama” o “Las enseñanzas de sus padres son prueba de la intolerancia e ignorancia cíclica que cada generación tiene que erradicar. Si usted no puede romper esas ‘enseñanzas y valores’ que pertenecen a épocas anteriores por favor no continúe su candidatura”.

Tal vez el militante del PRI no se ha enterado muy bien que compite por dirigir una ciudad que fue la primera en el país (y de América Latina) en aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo. También una donde la interrupción del embarazo está legalizada. Y que vive en un país donde en 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció que las sociedades de convivencia, entre parejas del mismo sexo o heterosexuales, conforman un modelo de familia reconocido por la Constitución y, por tanto, tienen el derecho a la adopción de hijxs.

¿Sabrá qué es el Copred (Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México)? Le haría falta visitarlo alguna vez si pretende ser Jefe de Gobierno de la CDMX.

Enrique Ochoa Reza y los “prietos”

Y de la discriminación de preferencias sexuales, pasamos a la racial. En un país donde el 64% de sus habitantes (datos de Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, CONAPRED) se considera de piel morena, el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, llamó “prietos” a los exmilitantes de su partido que se han ido al partido rival, Movimiento de Regeneración Nacional, Morena.

“A los prietos de Morena les vamos a demostrar que son prietos pero ya no aprietan”, Ochoa Reza

Esto lo dijo en un discurso en el Convención Estatal de Delegados y Delegadas de Tabasco, pero se le hizo mejor idea publicarlo en su cuenta de Twitter (ya después, cuando muchas críticas por esto, lo borró).

Las burlas y sarcasmos hacia el líder del PRI dieron mucho material para las redes sociales. Caso irónico es que este discurso ocurrió en Tabasco, tierra del líder de Morena, López Obrador, y uno de los estados del país donde hay gran presencia de grupos indígenas… y de piel morena.

Después de darse cuenta (o eso creemos) de que había usado un término discriminatorio hacia la población de piel morena, se desdijo con esta explicación.

De acuerdo con esta explicación, usar la palabra que se refiere despectivamente a la gente de piel morena fue simplemente un juego de palabras poco afortunado. Sin embargo, en la política y más aún en época electoral, cada palabra cobra un significado aún más poderoso.

Andrés Manuel López Obrador y sus rivales “pirrurris”

A partir del desafortunado comentario de los “prietos”, surgió un hecho ocurrido en diciembre del 2017. Entonces, Andrés Manuel López Obrador llamó “pirrurris” a sus oponentes: Ricardo Anaya y José Antonio Meade. Esto a razón de que, según explicó él, no hacen campaña fuera de la Ciudad de México y en vez de estar en contacto con la gente, optan por hacerlo mediante la prensa.

“Los candidatos de la mafia del poder no conocen el país, no les da el sol, están blancos, ‘puxhos’, y se la pasan todo el tiempo en la Ciudad de México, piensan que solo con los medios de información van a ganar y no es así”, AMLO.

Y al comparar dichas declaraciones surgió un debate en Twitter. ¿Es discriminatorio llamar prieto a alguien al igual que blanco-rico-privilegiado (que se refiere a “pirrurris”)?

La carga histórica nos lleva a exponer que no es lo mismo decirle “prieto” a alguien que “pirrurris”, sin embargo, ambos calificativos eran innecesarios en los discursos.

La politóloga Denise Dresser explicó que hacer este tipo de comentarios raciales solo crea confrontación y polariza a los pueblos.

Las personas indígenas, blancas, prietas, adineradas, con doctorado, sin estudios, privilegiadas, desfavorecidas, las que aman y odian la mariguana, que nacieron con determinado género o eligieron otro, todxs, pero todxs conforman México.

Independientemente del candidato que sea tu favorito, algo que deberíamos exigirles a ellos y a nosotrxs mismxs es no discriminar.