¿Qué es la histerectomía? La compleja e irreversible cirugía a la que se sometió Lena Dunham

histerectomía

Foto. Girls

Si tuvieras que elegir entre renunciar a ser mamá –siendo este uno de tus más grandes anhelos en la vida– o vivir con dolor permanente, ¿qué elegirías? En principio, nadie quisiera tomar esa decisión. Sin embargo, es una que algunas mujeres, entre ellas Lena Dunham, han tenido que hacer en relación a su salud.

La actriz y creadora de la serie Girls relató en un ensayo para el número de marzo de Vogue cómo y por qué decidió –a sus 31 años– someterse a una histerectomía, una cirugía irreversible en la que se extirpa el útero y que, por ende, imposibilita quedar embarazada.

En su cuenta de Instagram habló sobre su operación y agradeció el apoyo que muchxs de sus seguidores le han brindado. “Gracias a la aldea de mujeres que me cuidó durante todo este proceso. Tengo el corazón roto y sé que no se aliviará de la noche a la mañana, pero estamos juntxs para siempre gracias a esta experiencia y nuestro rechazo a permitir que algo así nos detenga de realizar nuestros sueños más grandes”.

Your body failing you is a loss that’s hard to explain and yet the amount of messages I’ve gotten from women in a similar predicament has been so overwhelming, loving and heartening. More than 60 million women in America are living with hysterectomies and those of you who’ve shared your plight and perseverance make me feel so honored to be in your company. Thank you to the village of women who took care of me through this entire process. I have a broken heart and I hear those don’t mend overnight, but we are linked forever by this experience and our refusal to let it hold any of us back from even the grandest dreams.

A post shared by Lena Dunham (@lenadunham) on

Un último recurso

Según explica Lena, antes de optar por la histerectomía intentó prácticamente de todo –terapia de piso pélvico, masajes, acupuntura, yoga, además de 8 cirugías– , para terminar con el intenso dolor que le provocaba la endometriosis, una condición que padecen 1 de cada 10 mujeres en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, y en la que el tejido endometrial crece fuera del útero, lo cual puede provocar fuertes dolores, sangrado e incluso infertilidad.

“Con un dolor como este, nunca podré ser la madre de nadie. Incluso si pudiera quedar embarazada, no hay nada que pueda ofrecer”, explicó Lena, quien luchó durante 10 años con la endometriosis antes de deshacerse de su útero, al que llamó “defectuoso”.

desperately sleepless with Susan

A post shared by Lena Dunham (@lenadunham) on

El procedimiento para una histerectomía

De acuerdo con la ginecóloga María del Carmen Arroyo, la histerectomía es una operación delicada, por lo que es necesario tomar en cuenta varias indicaciones. “Que la mujer presente sangrados uterinos anormales o hemorragias uterinas por endometriosis, cáncer cervicouterino o displasias (cambios celulares que preceden al cáncer). Esto si la mujer no está embarazada”.

Sobre el procedimiento, la ginecóloga explica que “se utiliza una anestesia regional (bloqueo en la espalda). Cuando son pacientes obstétricas complicadas, puede ser general”. En la operación se cortan ligaduras y vasos hasta desprender el útero, también se desprende la vejiga porque está muy adherida al útero; en este procedimiento puede haber algunas lesiones en recto, la vejiga y los ureteros (las dos vías urinarias que vienen de los riñones).

Según información del Centro Médico Zambrano Hellion, la histerectomía puede ser total (si se extirpa el útero y cérvix) o subtotal (solamente se secciona el cuerpo del útero, dejando el cérvix), y puede llevarse a cabo a través de 3 procedimientos distintos:

– Abdominal: mediante una incisión en el abdomen, similar a una cesárea.
– Vaginal: a través de la vagina, sin realizar incisiones en abdomen.
– Laparoscópica: a través de mínima invasión, solo se hacen tres o cuatro incisiones en abdomen de 0.5 y 1 centímetro.

I've had a really challenging few weeks with my endometriosis- a flare up that felt like a step back on a journey I try to force into perpetual forward motion. So not only have I felt too sick to do the things I love (read, write, walk my dogs, eat salami) I have also felt super defeated, layer upon layer of shame around my inability to control my body and its impact on my life. I've felt sorry for myself, and sorry for feeling sorry for myself when the country I love is so doubled over with struggle. But the people closest to me (@jackantonoff @jennikonner @lauriesimmons @greer_lankton_archives_museum among them) have been reminding me- oh so patiently- that shame? It does nothing to heal us. It has nothing to teach us. It gives nothing back to a society that needs our fight. Self-acceptance (of our bodies, of our limitations, of our realities even when they're deeply uncomfortable) is all we have. When we let it flood us, the sky goes blue again. The sun shines yellow. Pizza is delicious. And we walk, one foot then one foot, asking to be refilled with the spirit of creativity and curiosity. After all, a walk is just a slow march. IMAGE: Poke by @greer_lankton_archives_museum,1980

A post shared by Lena Dunham (@lenadunham) on

Una decisión irreversible

Si desprenderse de un órgano tan fundamental como el útero es difícil por todas las implicaciones físicas y hormonales que conlleva, también existe el lado emocional. En su ensayo, Lena Dunham explica que embarazarse era uno de sus más grandes anhelos y fue una de las cosas más difíciles de asimilar antes de hacerse la histerectomía.

“Nunca tuve ni una sola duda sobre tener hijos… De niña, me llenaba la camisa con una pila de ropa caliente y caminaba por la sala resplandeciente. Más tarde, usando un vientre protésico para mi programa de televisión, lo acariciaba inconscientemente con tanta naturalidad que mi mejor amiga tuvo que decirme que la estaba asustando”.

Sin embargo, la actriz sabe que existen otras alternativas como la adopción o utilizar un vientre de alquiler con sus óvulos (todavía mantiene sus ovarios), pero, sobre todo, que tener un cuerpo sano y libre de dolor es el primer paso para cualquier otra decisión que esté por venir en su vida.