Escucha a Las Hijas del Rap, las mujeres ‘tirando rimas fértiles para cosechar mentes abiertas’

Foto. The Highlight

Las Hijas de Rap son puras mujeres. Algunas visten con ropas mexicanas tradicionales; unas tienes piel morena, otras blanca, labios gruesos o finos, pero todas se transforman al tomar el micrófono… Son un pequeño México en un solo grupo de hip hop. Escucharlas cantar realmente crea empatía con su mensaje, sus letras empoderan y nos hacen querer rapear con ellas.

El hip hop ha sido utilizado como un medio de protesta a injusticias de todo tipo; fue una forma de expresarse sin recurrir a la violencia, la cual estaba muy presente en barrios populares como el Bronx en Nueva York en la década de los 60. Por fortuna, esto no se quedó allá, sino que se expandió a todo el mundo y hoy, en México, está presente.

Las Hijas del Rap son un colectivo femenino de hip hop conformado por Nany Guerrerx, Chika Lion, Phana La Yucatecana Mulixa, Bgirl Sol y VK García. Por medio del arte y su música alzan la voz ante los abusos que se viven día con día en la sociedad mexicana. Ellas son el ejemplo perfecto de lo que es no tener miedo a decir, gritar o susurrar lo que pensamos y, todavía mejor, a luchar por ello.

En Malvestida hablamos con ellas sobre este proyecto de empoderamiento femenino que es digno de conocerse.

¿De dónde surge la necesidad de crear las Hijas del Rap?

Phana: Históricamente hemos sido invisibilizadas, controladas y manipuladas a ser lo que no somos. En las culturas musicales, artísticas y urbanas pasa lo mismo. A pesar de que la cultura hip hop se debería desarrollar con la filosofía de la paz y de la unión, la realidad es otra. Comparado con los hombres que dominan esta cultura, nosotras representamos una minoría marginada y oprimida. No nos dejaban pertenecer, nos hacían creer que no éramos hip hop, no teníamos el control de los espacios. La violencia, hoy en día, está normalizada en sus espacios, en sus contenidos, y nosotras no nos sentíamos cómodas. No nos identificábamos en esos lares, siempre estábamos inconformes, y nos dimos cuenta de que nos tocaba romper todas esas imposiciones. Necesitamos empoderarnos. Unirnos fue la mejor manera de poner nuestras rebeldías, nuestra voz, nuestra postura política en acción. Nosotras necesitábamos reconstruir, deseducarnos como mujeres y apropiarnos del hip hop.

VK: Una escena del rap en nuestra ciudad estaba controlada erróneamente por el sexo masculino. Se nos excluía de eventos al pedir estar, si nos incluían eran siempre participaciones breves. Luego se suscitaban situaciones totalmente incómodas para nosotras. Los asistentes a estos eventos se emborrachaban y al estar nosotras en el escenario nos faltaban al respeto o nos agredían verbalmente. Cansadas de esta situación, una de nuestras compañeras (Phana) lanzó una propuesta a varias raperas —que ella conocía y que descubrió a raíz de esta idea—, todas dispuestas a hacer frente a este problema.

Foto. The Highlight

¿De dónde surge la inspiración para sus canciones?

Somos los senos que alimentan a la cultura
Lo que no tiene mujeres, ¡no existe! ¡No perdura!

Phana: Como en esos dos versos de mi hermana Nany Guerrerx, en la rola de ‘Ixchel’, nos inspiramos en lo que realmente somos como mujeres: en nuestra fuerza de brujas, de diosas, en lo poderosas que son nuestras entrañas y nuestros ovarios para esta cultura. También protestamos en nuestras canciones. Ya no nos callamos, señalamos todo ese machismo que corrompe. Somos tan revolucionarias que escribimos en amor a nosotras mismas, como en la canción de “Choncha”. Escribimos lo que vivimos, describimos nuestra realidad y nuestra historia.

Marisol: Surge del contexto en el que vivimos. Miramos a nuestro alrededor y conectamos con otras personas que nos inspiran. Nos gusta llevar la voz de otras para empoderarnos, reconstruir entre nosotras, protegernos y amarnos.

VK: Nuestro rap es denuncia, protesta, es voz fuerte y clara, sin pelos en la lengua.

¿Qué cualidades —en comparación con otros géneros musicales— tiene el rap que se vuelve un acto de protesta?

VK: El rap es solo un elemento más de la cultura hip hop. Es decir, para mí lo más importante es que el hip hop es mucho más que un género, es una cultura. Desafortunadamente, hay muchas propuestas en la actualidad que son consideradas hip hop cuando en realidad expresan todo lo contrario. Hip hop es una forma de vivir, de despertar conciencia por medio de reflexiones, de lecturas, de experiencias. Fomenta fuertes lazos de amistad y empatía plasmados en letras, beats, scratch’s, bboying, graffiti y muchas más expresiones posibles en la cultura.

Nany Guerrerx: Históricamente, la cultura hip hop ha sido una apuesta política como respuesta a la violencia, a la discriminación, a la marginación, el racismo, etc. En mi opinión, la fiesta y la amistad como resistencia política son unos de los factores que más han ayudado a convertir al Rap en un acto de protesta. No solo el rap como género musical, sino toda la cultura hip hop que es una forma muy bonita de resistir.

Ustedes se describen feministas que se han empoderado (y empoderado a otras) con el rap, ¿de dónde surgió esa necesidad?

Phana: Ser feminista es una necesidad en este país machista, que mata a más de 7 mujeres al día y donde casi el 90% hemos sido violentadas. Donde tres de cada cinco ha sufrido algún tipo de abuso. Un ejemplo es el INEGI, que no refleja en sus estadísticas esta tasa de violencias, ni las autoridades hacen mucho por este problema social que está matando a las mujeres. El rap nos permite ser esa voz política que visibiliza la problemática social sin censura y tiene el poder de sonar y resonar como eco en los oídos, como un grito en una marcha. Ser rapera feminista en Yucatán me parece muy importante en una región donde hay un silencio que duele. Aquí sí, donde “no pasa nada”, pasa mucho. Aquí sabemos que rige ese violento control conservador, donde mucho de la política y religión han evangelizado, robado nuestra identidad y dignidad.

Nany Guerrerx: Yo nací en Veracruz. Personalmente, me afectó mucho la violencia que viví por el narcotráfico. Veracruz es el estado con más periodistas asesinados. Alzar la voz cuesta la vida. Ahora vivo en Yucatán y sé que soy muy privilegiada de poder estar en una ciudad donde puedo decir lo que pienso sin correr tanto peligro. Necesitamos un mundo donde todos los días se hable de feminismo, de racismo, de homofobia, de discriminación, de la violencia a la población indígena, a la naturaleza… ¡Para nunca más volver a cometer los errores del pasado!

Ser feminista es una necesidad en este país machista, que mata a más de 7 mujeres al día y donde casi el 90% hemos sido violentadas.

¿Consideran que el rap tiene una buena audiencia en México?

Phana: Sí, en YouTube lo podemos notar, pero, ¿de qué hablan esos raps? Mucho de ese rap romántico es el que perpetua al patriarcado.

Marisol: Sí , todos tienen diferentes gustos, por lo que hay variedad de géneros musicales. El rap tiene su audiencia como todo, porque surge del manifiesto, de la resistencia cultural, y la mayor parte del país pasamos por dificultades socioeconómicas, personales, sociales, etc. Por eso nos sentimos identificadxs.

Foto. The Highlight

Si no es así, ¿qué se necesita hacer para que crezca?

Leona: Que haya mas unión de las demás raperas dentro y fuera del país, ya que hay muchas que nutren el machismo a través de sus canciones. Eso ocasiona que cualquier mujer esté expuesta a cualquier tipo de agresión.

Phana: Creo que hace falta mucho más rap que construya. Esos raps duran para siempre.

Ustedes combinan el rap con la danza urbana y el arte callejero, ¿cómo es que se reúnen todas estas disciplinas?

Leona: Por amor al amor al arte. Cada una tiene una expresión corporal diferente en el escenario. Solo nos dejamos llevar por las palabras que cantamos. Dejamos que el hip hop se apodere de nosotras para tener la unión de sus ramas.

Phana: Creo que somos muy artísticas, nos gusta hacer todo tipo de arte, nos gusta bailar, cantar, dibujar, la escultura, la poesía… Todas intentamos y aprendemos nuevas artes porque nos apasiona crear.

Marisol: Porque todas tenemos distintas formaciones, y empezamos con otros elementos, así cuando nos conocimos fue una mezcla de arte que preferimos combinar y no solo compartir el rap, sino más de nosotras.

Nany Guerrerx: Entendemos el hip hop  como una cultura, como un todo. Todas estas son herramientas para expresar, queremos probarlo todo, ¡crear nuevas ramas! Hasta hemos pensado en hacer bordado hip hop jaja, locuras como esa. ¡Nos encanta crear! El hip hop no es el fin y todas sus ramas son el medio para manifestarnos.

Foto. The Highlight

¿A qué prejuicios se han enfrentado en una industria donde predominan los hombres?

Leona: Al tipo de ropa que debemos usar.

Marisol: A que estandarizan cómo debe de sonar el rap y no aceptan otros estilos. Por ejemplo, como el que las mujeres pueden tener en su ritmo y hasta en sus letras. Que igual puede que te excluyan por no cumplir con lo típico de un contenido.

Nany Guerrerx: Nos querían calladas y nos pusimos a rapear. Cinco chicas bailando y cantando en un escenario, denunciando las violencias, a ratos twerkeando… incomoda, incomoda muchísimo. Nuestra presencia ha despertado el coraje del machismo. ¿Mujeres felices moviendo las carnes? ¿Cantando sobre sentirse orgullosas de sus cuerpas gordas? ¿Protestando contra la violencia machista? ¡Imposible! Entre más denunciamos, más fuerte es la respuesta. Pero sabemos que somos muchas más las que queremos ser felices. Así que nos concentramos en las respuestas positivas para seguir inspirándonos a hacer lo que nos gusta.

Nos querían calladas y nos pusimos a rapear.

Foto. The Highlight

¿Siempre se han definido como feministas? Si no fue así, ¿qué cambió a partir de que lo hicieron?

Leona: Cuando conocí a mis hermanas entendí que era feminista pero no lo sabía. Es ahí cuando me aferré a lo que soy y decidí seguir conociendo más allá de lo que los demás creen que puede ser lo correcto “según ellos”.

Phana: No, pero si lo éramos. Siento yo que nos definimos feministas porque todas teníamos esa espinita de cambiar, de transformarnos nosotras mismas en lo que realmente somos y poder trabajar como nosotras queremos. Sabíamos que no podíamos seguir calladas si nuestra voz estaba a gritos por luchar contra la problemática social. Ser feministas nos ha cambiado mucho, nos hemos reivindicado y lo seguiremos haciendo. Ser feminista nos ha acercado como amigas pero más como hermanas, como una familia que trabajamos con mucho amor, mucha pasión y queremos poder empoderar y contagiar a muchas más.

VK: En lo particular, pienso que casi todas nos descubrimos feministas a raíz del nacimiento de la familia Las Hijas del Rap.

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Leona: Crecer como personas cada día más, dejar en miles una semilla de la misma madre: la música.

Marisol: Poder ser más fuertes entre nosotras, seguir aprendiendo de nosotras y otras y otros. Seguir creciendo juntas, crear juntas y, por supuesto, generar un material que visualice lo que hemos vivido, compartir nuestro arte más años.

Hijas del Rap

Foto. Hijas del Rap

Nany Guerrerx: Seguir dando talleres en comunidades, organizando eventos hip hop para niñxs. Queremos conseguir fondos para poder hacer estas actividades gratuitas y que el dinero no sea impedimento para nadie. Queremos seguir aprendiendo, cuestionando nuestros privilegios, abriendo los ojos, haciendo nuevxs amigxs en este hermoso camino. Trabajar en hacer música responsable, bailar en todas las fiestas y eventos a los que nos inviten, viajar muchísimo, generar más materiales para compartir. Compartir las inquietudes de nuestro corazón y ser felices… ¡Ser felices en este sistema patriarcal es nuestra mayor victoria!

VK: No parar de trabajar en lo que amamos, la vida hip hop, la música, la fiesta, la hermandad y resistencia y sembrar esa semilla en todo lugar al que Las Hijas del Rap lleguen. ¡AMOR, PAZ Y RESPETO!