Send nudes! Consejos para tomar (y mandar) fotos desnuda de forma responsable

nudes

Foto. Andreas Fidler

El nudismo es algo tan viejo como la historia de la humanidad. En la Antigua Grecia la inmortalizaban en esculturas de mármol, hoy en día lo hacemos con selfies, porque la realidad es que el cuerpo humano desnudo es fascinante: su complejidad, detalles y variaciones, y al final del día explorarlo es también una forma de entenderlo, aceptarlo y amarlo.

Así que si tienes ganas de sumarte al mundo de las nudes, aquí te damos algunos consejos que es importante tomar en cuenta en el proceso.

1. Es tu derecho

Ya sea que lo hagas por conectar con tu sexualidad, provocar el erotismo en alguien más o simplemente por amor al arte, lo primerísimo que tienes que saber es que estás en todo tu derecho de fotografiar tu cuerpo desnudo y eso de ninguna manera demerita tu calidad moral o dictamina algo negativo de tu personalidad.

También es tu derecho decidir cuál es el propósito de dichas fotografías, ya sea que las quieras guardar para ti o decidas compartirlas con alguien. Nadie debe utilizarlas sin tu consentimiento, pues eso es una forma de violencia. Como explica Tina Horn, autora del libro Sexting, “Tomar una foto de ti mismo desnudo y compartirla es sexo consensual entre adultos; distribuir tales imágenes sin el consentimiento del sujeto o mirarlas sin su permiso es abuso”.

2. Conoce las posibilidades

No podemos negar lo evidente. Una nude, como la mayoría de las cosas que aparecen en el mundo digital, puede salirse de nuestro control. Tal vez tú le mandaste la foto a alguien y esa persona se la mostró a alguien más, hackearon tu computadora o te robaron el cel y publicaron tus fotos sin tu consentimiento.

No se trata de asustarte y de ninguna forma es justificable que alguien violente así tu privacidad, pero esas cosas suceden. Así que tómalo en consideración y conoce cuáles son las acciones legales que puedes llevar a cabo si te pasa.

En México, por ejemplo, desde 2016 se propuso reformar el Código Penal Federal y castigar con “seis a 12 meses de prisión, y hasta 500 días de multa, a quien grabe, fotografíe o comparta la imagen de una persona parcial o totalmente desnuda sin su consentimiento”.

3. ¡Diviértete!

Tomarse nudes es una experiencia muy divertida e incluso excitante. Ponte cómodx en algún lugar con buena iluminación y experimenta con los enfoques. Intenta diferentes poses y haz clic hasta que sientas que la foto en la pantalla es la que quieres proyectar. Incluso puedes apoyarte en herramientas de edición para lograr diferentes efectos o aumentar los contrastes, ¡echa a volar tu lado artístico!

Si no te da tanta confianza revelar tu identidad en la foto, también se vale hacer tomas más cerradas en donde no aparezca tu rostro o señas distintivas como tatuajes y cicatrices… Recuerda que nadie debe presionarte a mostrar algo que tú no quieres.

4. Protege tus nudes

Si decides mantener tus nudes tu celular, procura crear una carpeta especial en donde esas fotos estén agrupadas y no regadas por doquier. Puedes poner un par de imágenes señuelo para que tu desnudez no sea la portada principal. También hay algunas apps –Zlock o Bóveda de imágenes– que te permiten guardar fotos en una carpeta protegida con contraseña, a fin de que no lleguen a ellas personas que no quieres.

Solo que (nos han contado), a veces esas apps desaparecen y se llevan con ellas tus fotos súper secretas. Entonces, es importante estar al tanto de que se pierdan en alguna actualización o que su empresa quiebre y ¡adiós nudes!

Otra opción es guardarlas en un disco duro o una carpeta privada de tu computadora. Consejo nivel pro: ponle un nombre nada atractivo a esa carpeta, como “Tarea de reportes financieros 2011”. Nadie va a querer abrirla.

Por último, ten cuidado con Dropbox, AirDrop o esas herramientas que pasan todo lo que tienes en tu cel a la compu, no vaya a ser que en plena junta de negocios tus pompis hagan una aparición estelar en la pantalla (dicen que ha pasado…).

De igual forma, procura mandar tus nudes a través de apps protegidas con cifrado de extremo a extremo, como Telegram o Whatsapp, en donde solo el emisor y el receptor tienen acceso a la imagen.

5. Hazlo con consenso

El consenso en las relaciones sexuales sigue siendo difuso para algunas personas, así que mejor dejar las cosas muy claras. Si piensas mandarle a alguien tus nudes, asegúrate de que esa persona sí quiera y esté en disposición de recibirlas.

De igual forma, mientras más explícitx puedas ser en cuanto a lo que te gustaría que suceda con tus fotos, mejor. Debería darse por sentado, pero escribir un mensaje como “Estas fotos son solo para ti” ayuda a dejar MUY claro que nuestras nudes no son del dominio público.