Porque el amor también necesita descansar, consejos (dados por parejas) para dormir en la misma cama

consejos para dormir en pareja

Foto. Toa Heftiba

Ese momento en que has decidido compartir tu vida, tu amor y tu espacio y sí, hasta tu helado en el refri con otro ser humano es como el refrán del tío de Peter Parker “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Ahora puedes verlx todos los días, pero sí, ahora tienes que verlx TODOS LOS DÍAS. Ya puedes compartir la cena con tu pareja, pero sí, ahora TIENES que compartir tu cena. Es momento de dormir juntxs a diario, pero ¡oh sí!, hay que compartir la cama DIARIO. O sea, ya nada será igual a la vida soltera (y egoísta).

El momento de dormir, por lo regular, se hará en pareja. Y esto nos lleva a un ajuste necesario. ¿A qué hora se acuesta cada quién? ¿Qué hábitos particulares tiene cada uno? ¿Cuántas almohadas necesita alguien para descansar? ¿Con cortina abierta o cerrada? ¿Con colcha o edredón? ¿Con pijama o sin? ¿Adiós al osito de peluche?

Son demasiadas preguntas sobre hábitos que si bien se van conociendo en esas noches en que un miembro de la pareja se quedaba en casa del otro ocasionalmente (y viceversa), ahora se sabrán 100% real, no fake.

Para saber con certeza cómo es que han logrado acoplarse para no solo dormir juntxs, sino lograr descansar y seguir queriéndose como la noche anterior, fuimos directamente con lxs protagonistas. Sin usar medicamentos ni usar cuartos separados o una doble kingsize, nos dieron estos consejos para dormir en pareja.

¿Siempre lograste dormir bien con tu pareja desde el día uno?

Ángela: Logramos dormir bien desde el día uno porque desde el principio hablamos y coincidimos en que a cada uno le gusta mantener su espacio en la cama. Ninguno de los dos puede dormir “arrunchado” o en cucharita, así que nos damos las buenas noches y cada quien ocupa su espacio de la cama sin tocar al otro.

Paula. No, sobre todo las primeras noches. Mantenía un sueño muy ligero y cualquier movimiento de él me despertaba, me estresaba su respiración y que hablara dormido. También, que por ahí de las 3 de la mañana me abrazara y yo no podía ni respirar o que pusiera su despertador a deshoras cuando no era momento aún de despertar.

Adriel. Desde el día uno probablemente no. Pero no tomó mucho tiempo acostumbrarme. La transición consistió (para ambos) en irnos acostumbrando a la sensación de tener un cuerpo al lado, inconscientemente ir limitando nuestra movilidad durante el sueño.

Mike. Al principio no me acomodaba con mi novio porque estaba acostumbrado a dormir solo en una cama matrimonial. Fue extraño al principio. Sentía mucho calor o no lograba acomodarme como siempre lo hacia.

Fer. No, debido a sus ronquidos. Aunque me llegué a acostumbrar, sí es algo muy molesto.

Pamela. Creo que lo principal es respetar las necesidades del otro sin sacrificarse demasiado. Yo evito azotar cosas o poner música mientras me arreglo en la mañana, tampoco es que ande de puntitas, él usa audífonos por la noche si está viendo películas o videos.

Olivia. Sí, lo logramos. Debo decir que fue mejor ya con la cama grande porque podíamos movernos más libremente e incluso hacernos taco con las cobijas.

Si no fue así, ¿cómo fue esa transición?

Paula. Hubo que hacer pequeños cambios en la rutina de cada uno, pero casi todo se dio más al acostumbrarnos a la presencia del otro. Cambiar el colchón por uno más cómodo que aminora los movimientos bruscos fue una gran ayuda. Tener cobijas extras individuales porque él siempre tiene calor y yo siempre tengo frío.

Adriel. Ajustar la cantidad o grosor de cobijas y colchas para tener una temperatura agradable (considerando el añadido de calor corporal que la pareja pone). Negociar los horarios y/o acostumbrarse a los horarios de ir a dormir y levantarse del otro, procurando que estos no nos afectaran.

Mike. Cuando una relación se hace mas formal, se comienza a crear ritos, y eso ayuda.

Fer. Me quedaba dormida viendo series. Fue una rutina que empezamos en la recámara y al final así lograba arrullarme.

Pamela. Cuando nos mudamos juntos fue complicado para ambos porque el cuarto da a la calle, cosa que ninguno de los dos había vivido antes. Así que pusimos unos selladores en las ventilas. Aparte de hacer todo más hermético contra el ruido, también funcionan con respecto al clima.

¿Cuál es tu secreto para dormir y descansar bien en pareja?

Ángela: En la vida en pareja no hay que dar nada por sentado. Creo que ahí radican muchos problemas en las relaciones. Nuestro secreto fue hablarlo claro desde el principio. A veces la gente cree que dormir casi que encima del otro es una demostración de amor. Como que entre más lo ahogo para dormir, más lo quiero.

Paula: El primero fue separar la cama de la pared. Esto evitó que en la madrugada, si uno se levantaba, no tuviera que escalar al otro (para ir al baño o a beber agua o comer algo, como suele hacerlo él), o destaparlo o despertarlo. Comenzamos a pegarnos menos: un ratito de abrazos antes de dormir, un beso y cada quién en su espacio.

Adriel. Yo soy el peor en dar secretos para dormir bien, pues con frecuencia no consigo un sueño totalmente reparador o consistente. Pero por años me he ayudado de tapones en los oído, antifaz, elegir bien la almohada. Y reconozco que desconectarse de aparatos electrónicos de comunicación (celular, televisión) al menos una media hora antes de dormir ayuda mucho. Yo he eliminado el televisor de mi habitación desde hace muchos años. Y no creo que vuelva.

Mike. Mi consejo para dormir bien es tratar de tener más actividad física. En vez de ir en auto o bus al super, caminar hacia allá. También tratar de no despertar muy tarde. Y por último, una ducha con agua caliente antes de dormir.

Fer. Las cobijas es clave. Usar una que sea solo para mí, para que nunca me destapen. Al principio sí intentaba compartir, pero la verdad es que sufro mucho de frío en la noche y esa fue mi solución.

Pamela. No tiene que ver con tener pareja o no, pero cuando estoy muy cansada o tengo sueño atrasado a veces uso tapones para los oídos o una infusión de valeriana (que dice Get some zzzzzzz). Lo de sellar las ventanas fue bueno con respecto a evitar ruidos externos (la basura, el estacionamiento de enfrente, los borrachos hablando por teléfono), pero en general para mí lo que más me ha ayudado es poner en no molestar el celular a partir de cierta hora, aunque todavía no te vayas a dormir, y evitar estímulos de luz innecesarios.

Olivia. Yo creo que es importante no terminar el día trabajando desde la cama y poco a poco ir reduciendo la luz del cuarto. Venimos de la Luz de las oficinas y nuestro cuerpo está alerta, así que me ha servido tener lámparas de luz menos intensa y que le dan el mensaje a mi cuerpo de que es hora de dormir. Si de plano no puedo, me sirve beber un té o hacer yoga.

¿Por qué es importante para ti dormir con tu pareja?

Ángela: Yo estoy enamorada de mi esposo, pero a la hora de descansar, es a eso. El amor también necesita dormir.

Paula. Porque es lindo para nosotros. Tenemos un cuarto extra con cama y podría dormir cada uno en su habitación, pero creo que esto forma un vínculo más fuerte. Y, no sé, me gusta verlo ahí al despertar.

Adriel. Es importante dormir con mi pareja porque crea un vínculo afectivo fuerte y creo que, en general, duermo mejor ahora cuando estoy su lado que cuando no está. Seguramente porque ya me habitué a su presencia en la noche.

Mike. Es parte de la convivencia, como esperarse para ver una serie de tv. Comer alguna chuchería que les guste en especial a los dos. Y claro, el dormir juntos, sentir esa compañía, ese roce de pies o cuerpo que te hace sentir que están a tu lado.

Fer. Porque creas un lazo de mayor intimidad.

Olivia. Dormir en pareja es importante porque se fortalece la conexión. Mi novio y yo dormimos de la mano y a mí me encanta. Él sabe cuando necesito ayuda (aun dormida) es como cuidar el uno del otro en sueños. Como cuando soñé que a mi gato le estaban haciendo daño y empecé a llorar dormida, él me calmó.

Pamela. No estoy segura, pero creo que sí genera mayor grado de confianza, aparte de que en una emergencia estamos lo más cerca posible. También creo que es parte de la dinámica conocer cómo duerme cada quien y respetar eso o negociar lo que esté fallando. En nuestro caso, el cuarto y la cama son de ambos, entonces cada quien se tiene que sentir perfecto ahí. La verdad yo prefiero que vea una película en el ipad mientras yo estoy inconsciente a que esté en la sala helada a deshoras, porque me gusta estar con él y porque sé que algún momento yo también voy a preferir hacer algo en la comodidad de la cama y no en otro lado.

*Tip extra dado por Pamela. Si alguien tiene problemas de ronquidos severos, lo principal sería buscar ayuda profesional. Al menos en el caso de mis papás, no solo durmieron separados como 10 años antes de separarse, sino que mi papá se despertaba a sí mismo y eso también afectaba su ciclo de sueño.