Dudas existenciales presenta: ¿Qué hacer con tus mascotas cuando te vas de vacaciones?

malvestida-horizontal-800px-4

***artículo actualizado el 22 de diciembre de 2017***

Si eres dueño de una mascota o, más grave aún, de un perrhijo o gathijo, seguramente sufres cada vez que alguien propone una escapada a un lugar que no es pet friendly, porque ¿dónde vas a dejar a tu retoño?

Y aunque siempre cabe la posibilidad de que se quede en casa y tu vecina que escucha reggaeton te haga el favor de visitarlo y revisar sus signos vitales, existe la preocupación de “¿y si deja la puerta abierta?”, “¿y si no le da de comer?” o “¿y si le pone Wisin y Yandel?”. Es por eso que, antes de que canceles tus planes o pospongas el roadtrip que tenías con tus amigas, nos tomamos el tiempo de investigar las mejores opciones para dejar a tu mascota sana y salva cuando te vas de viaje.

Primera opción

Buscar a ese amigo que anhela con todo su corazón tener una mascota, pero por alguna razón no la tiene. Contáctalo y asegúrate de dejarle todo lo necesario para que no tengas 7 llamadas perdidas mientras estás en tu segunda sesión de masaje thai del día. Desde las croquetas, un contacto de emergencia, el número del veterinario y los juguetes de Fluffy (o como sea que se llame tu mascota). Especifica todo para que no exista lugar para las dudas. Eso sí, al regresar no olvides traerle un souvenir a tu amigo para agradecerle. 

Precio: Un imán para el refrigerador que también es abrelatas.

Segunda opción

Un hotel para perros o, como algunos prefieren llamarle, la guardería. Nuugi Hotel Boutique y hospital veterinario es una opción si estás buscando que traten a tu mascota como un miembro más de la familia. Está ubicado en Polanco y cuenta con una sucursal en Lomas Country Club, en la cual los gatos también son aceptados.

Por si te preocupaba la convivencia entre perros, el área de juegos cuenta con tres divisiones para diferentes tamaños y temperamentos (por si tu perro tiene complejo de bulldog, pero es un mini chihuahua) y cuidadores que jugarán con él todo el día.

Precio: Entre $285 y $495 pesos la noche las camitas normales para perros pequeños, medianos y grandes. Ya que si eres Rico McPato, pues hay una roya suit de $2,095 a $2,245 pesos.

Otras opciones en la Ciudad de México son:
1. SmartDogs
2.Dog Scouts
3.Petopia

Aunque no son los únicos, seguramente puedes encontrar alguno en tu ciudad.

mascotas vacaciones

Tercera opción

Sitios de colaboración donde alguien sensible con las mascotas cuida la tuya y te cobra mucho menos que la royal suite. Uno de ellos es el sitio Cuida Mi Mascota. Lo primero que tienes que hacer es elegir a un cuidador, estos cuentan con un perfil que puedes ver y calificar (estilo Airbnb), luego haces la reservación en linea y te dejas de preocupaciones. Si estas buscando la opción más económica, que no incluya el paro de tu amigo/a, aquí cuidaran a tu mascota ya sea pez, gato, perro, minipig o no tan mini. Cuentan con cobertura veterinaria y están disponibles a través de teléfono, Whatsapp o correo. Además, pueden mandarte fotos de tu bebé todos los días para que los mojitos en la playa te sepan aún mejor.

Precio: Entre $150 y $200 la noche.

Lara y sus amigos paseando por Reforma con su #cuidadora Angie Hernandez de #cuauhtémoc #cdmx #mascotasfelices #cuidadores #cmm #cuidamimascota #perros #mascotas #gatos

A post shared by CMM (@cuidamimascota) on

Otro más de Host a pet. Basándose en la ubicación, el dueño y las mascotas que tiene el cuidador, se puede elegir el que más convenga. El pago se realiza hasta que se entrega la mascota sana y salva, para dar fe y legalidad (como el señor interventor). El sitio también permite que los cuidadores hagan dinero extra consintiendo a otras mascotas.

 

Lo aceptamos, las mascotas nos alegran la vida, aunque sea por el simple hecho de que al llegar a tu casa alguien esté esperándote (incluso si sólo es para que le des comida). El cariño crece y cada vez resulta más difícil pensar en ellas como simples animales, por eso estas opciones te darán la paz mental que necesitas cada vez que tengas que separarte de ellas.