No imaginas cuántos años más tomará terminar con la brecha salarial entre hombres y mujeres

brecha salarial

Foto. Rawpixel

Lamentamos informarte que, por más feminista que seas, esta vida no te alcanzará para ver que la brecha de género entre hombres y mujeres se termine en el mundo, y hay datos duros que lo comprueban. ????

De acuerdo con el Informe Global de Brecha de Género 2017 del Foro Económico Mundial, el que una mujer pueda ganar el mismo salario que un hombre por hacer el mismo trabajo nos tomará más de 200 años.

¡¿Pero cómo?! ¿No se supone que vamos mejorando? ¿No tenemos cada vez más oportunidades y mayor igualdad?

Emmmm, pues sí, pero no.

Un pasito para adelante y un pasito para atrás

Desde 2006, el Foro Económico Mundial realiza el diagnóstico de brecha de género tomando en cuenta cuatro indicadores: educación, salud, economía y política, y aunque el reporte de 2017 señala que en los primeros dos las mujeres están cada vez más cerca de estar a la par de los hombres, en el tema laboral las mujeres continúan ganando menos. Y no sólo eso, sino que este año se registró menor participación femenina en la política y la fuerza laboral (es que ahora todas quieren ser influencers y djs, dirán algunos).

“En promedio, los 144 países cubiertos en el Informe han cerrado el 96% de la brecha en resultados de salud entre mujeres y hombres (sin cambios desde el año pasado) y más del 95% de la brecha en logros educativos (una ligera disminución en comparación con el año pasado). Sin embargo, las brechas entre mujeres y hombres en la participación económica y el empoderamiento político siguen siendo amplias”, explica el reporte.

Taaaaaaan amplias, que no serás tú, ni tus hijas quienes puedan atestiguarlo. “Debido el continuo aumento de la brecha económica de género, ahora no se cerrará sino hasta dentro de otros 217 años”, explica el Foro Económico Mundial, pero no colapses, porque hay algunas –más o menitos– buenas noticias…

La brecha de género específica de la educación podría reducirse a la paridad en los próximos 13 años. La dimensión política tiene actualmente la mayor brecha de género y también es la que muestra el mayor progreso, a pesar de una desaceleración este año, podría ser cerrada dentro de 99 años”.

¿Por qué no lo logramos?

Aunque el tema de la brecha salarial engloba numerosos factores, algunos que señala el reporte son una tendencia histórica a salarios más bajos en ocupaciones predominantemente femeninas; acceso limitado de las mujeres a la tecnología; que las mujeres están más dispuestas que los hombres a realizar trabajos no remunerados o que “a pesar de que mujeres calificadas están saliendo del sistema educativo, muchas industrias están fallando en contratarlas, retenerlas y promoverlas”.

¿Dónde está parado México?

Dentro de los 144 países que calificaron para ser considerandos en el informe, el top cinco lo conforman Islandia, Noruega, Finlandia, Ruanda y Suecia, quienes son los que están más cerca de cerrar sus brechas de género. Si hablamos de la zona de Latinoamérica y el Caribe, los que llevan la delantera son Nicaragua (en la posición global número 6); Bolivia (17), Barbados (23), Cuba (25) y las Bahamas (27).

Por su parte, México ocupa el lugar número 81, siendo su principal debilidad la participación económica de las mujeres y su mayor fortaleza el empoderamiento político de las mismas. “[Este año] México reabre su brecha de género en Salud y Supervivencia y experimenta una disminución en la igualdad salarial para trabajos similares”, apunta el reporte.

Por último, el Foro Económico Mundial señala que hoy, más que nunca, es vital que los países que busquen mejorar su desarrollo integren a las mujeres a su fuerza laboral, ya que no sólo “representan la mitad de la población mundial y merecen el mismo acceso a la salud, la educación, la participación económica y el potencial de ingresos, y el poder de decisión política”, sino que se ha demostrado que “la mejora de la paridad de género puede generar dividendos económicos importantes, que varían según la situación de las diferentes economías y los desafíos específicos a los que se enfrentan”.

“A medida que el mundo se mueve del capitalismo a la era del talento, la competitividad a nivel nacional y en un nivel de negocios se decidirá más que nunca antes de acuerdo a la capacidad innovadora de un país o una empresa. En este nuevo contexto, la integración de las mujeres en el grupo de talentos se convierte en una necesidad“.

 

También te puede interesar:

‘En la vida he tenido más trabajos que novios’, una verdad de los millennials godínez