La violencia sexual vive fuera, pero también dentro de la pantalla

Con la reciente ola de confesiones en el mundo de Hollywood por parte de víctimas de abuso sexual, donde se acusa a productores, actores y figuras de poder en la industria como es el caso de Harvey Weinstein, otros temas paralelos han salido a relucir.

Al parecer, la industria cinematográfica no solo tiene estas historias de acosos, abusos y hasta violaciones detrás de las cámaras, sino también dentro de guiones y producciones que muestran el tema sin censura.

Un estudio reciente a cargo de The Black List, sitio que cada año publica una lista de los mejores guiones no producidos, encontró cifras alarmantes de cómo muchas preproducciones de Hollywood tratan el tema de la violencia sexual de manera insensible. Muchos de ellos abordan el tema de forma que incitan al abuso en lugar de prevenirlo o concientizar.

Una tendencia alarmante

El análisis del estudio por parte del sitio The Black List estuvo basado en alrededor de 45,000 guiones de películas. Escritos desde amateurs hasta otros que han trabajado en grandes producciones, la mayor parte de los guiones contiene más de una escena con violencia sexual en la que no existe censura para hablar del tema y la cuál no tiene una clasificación correspondiente al sistema de la MPAA (Motion Picture Association of America).

Kate Hagen, escritora del sitio web, menciona en el estudio que “la violencia sexual es uno de los contenidos más extremos que se pueden incluir dentro de una gran producción y, sin embargo, la MPAA no está haciendo referencia a la cantidad de escenas de violencia sexual en las películas estadounidenses de manera concreta”.

Sin categoría específica para la violencia sexual

De acuerdo con las cifras arrojadas en el estudio, la mayor parte de los guiones no se han clasificado correctamente, es decir, no existe un aviso de “escenas explícitas relacionadas con la violencia sexual” en ningún momento. No obstante, hay otra parte de los guiones que son clasificados solo como “contenido sexual y violento”.

Aproximadamente 2,400 de los 45,000 guiones del estudio, incluyeron una etiqueta asociada con violación. Cabe recalcar que en el sitio donde se recopilan los guiones, hay etiquetas precargadas que incluyen la clasificación de “violencia sexual” y solo el 5.3% de los escritores la utilizaron, mientras que el resto prescindió de las mismas a pesar de que existía al menos una escena que contenía abusos sexuales.

La película ‘Irreversible’ muestra una escena de violación de 15 minutos de duración.

La misoginia en el cine

A pesar de que los guiones aún no han sido publicados, la mayoría sigue la tendencia de incluir a la violencia sexual en las historias como parte importante en la trama o aquella que desencadena todos los sucesos.

El estudio demuestra cómo el abuso sexual es uno de los recursos más utilizados por aquellos escritores aficionados que buscan colocarse en el mercado cinematográfico.

Curiosamente, el 72.3 % de los guiones con contenido de este tipo fue escrito por hombres, mientras que solo un 27.7%, por mujeres. La mayoría de los guiones muestran al sexo femenino como protagonista, pero solo el 29% pasó la prueba Bechdel (si promueve la brecha de género o no).

Esto puede apuntar a la razón de insensibilidad con la que es tratado el tema de violencia sexual, especialmente hacía el sexo femenino.

Un tópico recurrente

La industria cinematográfica ha hecho de la violencia sexual un nicho para exponer diversos argumentos en películas y series. Esto a su vez ha generado controversia por las imágenes explícitas que contienen, pero aún así, han visto la luz de las salas de exhibición.

Existe un sinfín de películas que presentan despreocupada violencia sexual, aquí algunos ejemplos:

Irreversible

Clasificación: +Mayores de 18

A cargo del director Gaspar Noé, la cinta francesa nos muestra una perturbadora escena que impactó a más de uno, con una violación explícita que dura ¡15 minutos!

El último tango en París

Clasificación: +Mayores de 18

La película franco-italiana de 1972 dirigida por el director Bernardo Bertolucci, marcó la carrera de Maria Schneider con un escena de abuso sexual que se salió más allá del guión. La actriz no fue notificada de esa parte hasta solo unos minutos antes de grabarla.

La naranja mécanica

Clasificación: +Mayores de 18

La película adaptada al cine por Stanley Kubrick no solo ha causado controversia por la alta cantidad de violencia, sino también por la escena explícita en la que uno de los protagonistas viola deliberadamente a una mujer mientras canta.

Las series también lo muestran

Aunque ver escenas de sexo en la pequeña pantalla es habitual, hay veces que los guionistas y directores van más allá. ¿Es en verdad necesaria tanta violencia? Al preguntarnos esto, llegaron a la mente algunos ejemplos:

Game of Thrones

Hay una gran cantidad de escenas explícitas en la serie, como cuando Daenerys es agredida sexualmente por su esposo Khal Drogo, cuando Jamie viola a Cersei junto al cadáver de Joffrey –escenas que también conforman gran parte de la trama–.

Sin embargo, el momento en el que Sansa es abusada sexualmente por Ramsay Bolton en la quinta temporada, conmocionó a muchos seguidores que acusaron a los guionista de no tratar con delicadeza el tema y presentar una escena innecesaria simplemente por generar morbo.

Scandal

La serie presenta una trama con muchos giros y trata temas polémicos. Uno de ellos ha sido el usar la violencia sexual para ganar el favoritismo de uno de los personajes más odiados. La escena de la tercera temporada muestra cómo Mellie Grant, el personaje de la primera dama, fue violada por su suegro mucho antes de que su marido se convirtiera en presidente; en los capítulos posteriores abordaron el tema como si nada hubiera pasado.

Reign

La serie de época que está dirigida principalmente a adolescentes, tiene una parte explicita de violencia sexual; a pesar de que varios fanáticos presentaron sus quejas, la producción no quiso eliminarla.

‘Reign’ muestra el tema del abuso sexual mediante una violación a la protagonista, María, quien es ultrajada por venganza hacía su esposo Francisco. Al paso de los capítulos, el argumento de la escena sexual es solo para demostrar el daño que causó esto en el esposo de la víctima, dejando a un lado las secuelas de la propia protagonista.

Tal vez quieras leer…

Ni una menos: pequeñas acciones para cuidarnos entre todas