No imaginas qué moda regresó de los 2000 para instalarse de nuevo en tu guardarropa

Foto. The Simple Llife

¿Quién no se acuerda de los hermosos 2000? Britney Spears era nuestra inspiración número uno y ensayábamos sus coreografías bailando frente al espejo. No existía Netflix, pero seguro una amiga tenía la temporada completa de The O.C. en DVD y las amistades se dividían entre quienes se enamoraban de Seth Cohen o Ryan Atwood.

De una u otra manera, Paris Hilton tuvo cierto impacto sobre ti, ya sea porque te compraste el Motorola V3 Rosa (y le agregaste “diamantes”), usaste faldas asimétricas o de plano te dio el valor para hacerte un piercing en el ombligo, un combo perfecto para asistir a una fiesta de luz y sonido, donde obvio el hit era Bailando de Paradiso. ¡Ay, los 2000! Que fea pero hermosa época para la moda. Quien diría que estos mágicos años inspirarían la moda actual.

En el 2000 hubo de todo, jeans a la cadera que no tenían bolsillo; toreritas (desde el nombre te das cuenta que era una horrible idea) o cómo olvidar la modita de usar corbatas o pashminas como cinturón. Neta, meditemos un segundo sobre por qué tuvo que existir esto.

Pero dentro de todas estas joyitas, en pleno 2017 el mundo de la moda ha decidido rescatar una bastante especial que quizá recuerdas con mucho cariño: usar vestidos encima de tus jeans.


 

Seguramente al leer esto gritaste, ¡qué TERRIBLE idea! Pero tranquila, porque no se trata de repetir los mismos errores del pasado, sino recuperar la idea y adaptarla a los tiempos modernos, tal y como han hecho varias fashionistas en las semanas de la moda internacionales.

Firmas como Ellery, Simone Rocha, Erdem y Gucci recientemente mostraron propuestas combinando vestidos formales o tipo túnicas con jeans skinny, estilo boyfirend o hasta pantalones en distintas telas con estampados, inspirando a varias a sumarse a esta moda que años atrás le falló a nuestras amigas Anne Hathaway, Kelly Clarkson, Jessica Alba y Ashley Tisdale.

O, quién sabe, quizá todo sea una cuestión de contexto y en 20 años nos encontraremos –otra vez– llorando del horror al ver las fotos de esta nueva ola de vestidos sobre los pantalones.

Por lo pronto, no queda más que disfrutarla y animarnos a experimentar sin pudor, tal y como lo hicimos en el 2000.

Es fácil, puedes hacer la prueba en tu propio cuarto y decidir si es apto o no para salir de tu casa. Elige tu vestido favorito (ya sea maxi, asimétrico o tipo kimono), escógele unos buenos jeans o pantalón de color si quieres que resalte más que el vestido, agrega unos lindos zapatos y ¡voila! Tendrás el outfit perfecto para la temporada otoño-invierno.