Cuando los concursos de belleza dejaron de ser frívolos para hacer denuncia

Foto. Facebook Miss Perú

Y llegó el momento en que todas las aspirantes a ser Miss Perú se uniformaron con un vestido dorado, estaban listas para pasar una a una al micrófono y decir sus medidas de busto, cintura y cadera, como se acostumbra en los concursos de belleza. Para sorpresa de muchos, esta vez no dieron números sobre su cuerpo, sino cifras de feminicidios y violencia hacia las mujeres en su país. Algo nunca antes visto.

A pesar de su popularidad, los concursos de belleza se han ganado malos comentarios, sobre todo entre quienes los juzgan por ser frívolos, por fomentar la cosificación de la mujer y promover estereotipos de belleza inalcanzables para muchas chicas en el mundo. No obstante, en la historia de estos certámenes ha habido momentos dignos de pararse y aplaudir de pie por los actos o las respuestas de las concursantes.

Este momento de denuncia hacia los feminicidios y la violencia de género ocurrió apenas este domingo, cuando las 23 contendientes al título de Miss Perú 2018 comenzaron a enumerar cifras: “Soy, Samantha Batallanos, represento a Lima, y mis medidas son: una niña muere cada diez minutos por producto de la explotación sexual”.

Cristian Rivero, conductor concurso, explicó que el certamen estaría dedicado este año, en cada una de sus secuencias, a enviar un mensaje en contra de la violencia que azota a su país: “No queremos un país con más violencia. No solo se trata de estas 23 mujeres. Se trata de todas las mujeres que tienen derecho y merecen respeto. No más violencia. Este es el mensaje de este Miss Perú”, dijo al público.

Otros casos cuando se alzó la voz

Mucho se ha criticado a las reinas de belleza porque entre sus denuncias sociales suele está pedir “la paz en el mundo”, “ayudar a la ecología”, “acabar con la pobreza”, y otros temas tan complicados que resulta difícil prestar atención por la poca concresión de su discurso.

Sin embargo, ha habido ocasiones en que las chicas se plantaron en el escenario, tomaron el micrófono y aprovecharon la oportunidad de tener esa audiencia para enviar mensajes claros y fuertes. Recordamos algunos eternamente bellos, bellos.

Cuidado con Miss Texas, Trump

Dentro del certamen, Miss América, la representante de Texas dejó boquiabiertos a todos. En la sección de preguntas y respuestas a Margana Wood le cuestionaron sobre la reacción del presidente de Donald Trump ante la violencia racista en Charlottesville, Virginia: “El mes pasado, una demostración de neonazis, supremacistas blancos y el KKK (Ku klux Klan) en Charlottesville se tornó violenta y un contraprotestante murió. El presidente dijo que la culpa era compartida y que había buenas personas en ambos lados. ¿Fue así? Contesta sí o no, y por qué”.

La joven respondió: “El problema de los supremacistas blancos era muy obvio. Eso fue un ataque terrorista y creo que el presidente Donald Trump debió hacer una condena mucho más pronta para abordar el hecho y asegurarse de que los estadounidenses nos sintiéramos seguros en este país. Ese es el problema número uno en este momento”.

Solo 15 segundos para dar un mensaje claro, fuerte y directo hacia el magnate que gobierna su país.

Oh, Cánada

En el certamen de Miss Universo 2016 (30 de enero de 2017 en Filipinas), la representante de Canadá, Siera Bearchell, fue señalada por subir de peso. Aunque lucía delgada y saludable, no estaba dentro del rango que se suele exigir en los concursos de belleza internacionales y en las redes sociales, los haters se lo hicieron saber.

La estudiante de derecho, de apenas 23 años, dijo a todos en su cuenta de Instagram: “Se requiere disciplina para tener el cuerpo de una Miss Universo. También se requiere disciplina para ser aceptada en la escuela de Derecho. Se necesita disciplina para correr un maratón. Se necesita disciplina para ser fieles a nosotros mismos en un mundo que constantemente intenta moldearnos en algo que no somos”. Y calló muchas bocas.

El de Siera fue un claro mensaje de body positive. De hecho, ella sigue luciendo bellísima y de vez en vez sube fotos de ella misma con un peso superior al esperado y da mensajes de amar nuestro cuerpo y no forzarlo a estar en un peso poco saludable.

"THE WORST! She is twisting people's minds. She is a WALKING CONTRADICTION." Even if you try not to read the comments, some are impossible to ignore. I have struggled for years to view food as nourishment for my body. For so long, I viewed food as the enemy. Something to be avoided. I know some of you reading this have experienced the same. I went through cycles of starving myself of what my body needed because I was trying to look a certain way. I am finally learning what my body needs to be in its "top form." I am deeply bothered when people tell me I was in my "top form" and had a "better body" at previous competitions I competed in…. when behind the scenes, I was starving my body of what it needed to function properly. I became obsessed with what I weighed rather than what my body needed to function. I focused on numbers on a scale rather than nutrients. I was barely eating and exercising for hours on end. I was miserable. Yet that body shape is considered "better" in the eyes of some. I am finally learning to treat my body with the respect it deserves. You should do the same. ????????My skin and hair is healthier than it has ever been and my outlook on life has taken on a new form. I encourage you to look at food as fuel. Fuel your body with what it needs to flourish. You will not regret it. Oh, and remember that health (physical and mental) is not based solely on what we see with our eyes.

A post shared by Siera Bearchell | Miss Canada (@sierabearchell) on

México, una gran sorpresa

Era 1991, entonces el mundo era muy diferente. Para empezar, era casi impensable que una competidora de un concurso de belleza se metiera en asuntos políticos, pero la representante de México, Lupita Jones, lo hizo.

Ante la pregunta de cuál era el principal problema que aquejaba a su país, en vez de hablar de la naturaleza o de que todo era perfecto —como lo hicieron las otras contendientes, la soviética y la holandesa—, Jones habló de un tema que estaba entonces en boca de todos: “El problema más difícil que enfrenta mi país, recientemente, es la cuestión del Tratado del Libre Comercio que estamos tratando de firmar, porque va a ser difícil competir con tanta alta tecnología. Creo que México lo logrará, somos un país muy grande y tengo esperanza en mi gente”, dijo. Minutos después, el jurado anunció que ella era la ganadora.

Es meritorio que estas chicas aprovechen el momento que tienen para enviar mensajes de protesta contra lo que está mal en este mundo y qué mejor si se tiene la atención de miles de personas en el mundo. ¿O no?

Tal vez quieras seguir leyendo…

Libros para pequeñas feministas, una fórmula mágica para crecer