Los fetos ya podrán escuchar música desde la vagina y pensamos que debías saberlo

En este mundo donde se premian lo mismo las mejores películas que la peores (Oscars y Razzies), también hay espacio para los premios que hacen parodia a los otorgados por la Real Academia de las Ciencias de Suecia; esta ceremonia es organizada por estadounidenses en el Teatro Sanders de Harvard y se llama los Ig Nobel, se entregan a logros de diez grupos de científicos que “primero hacen reír a la gente, y luego la hacen pensar”.

Una vez puestos en contexto, entre los ganadores de este año hubo un invento que merece —además de muchos WTF!!!— todo nuestra admiración: un aparato que permite que los fetos escuchen música desde la vagina de sus futuras madres. Okeeei.

Tal cual como lo leen, en lugar de poner música en casa y que la mamá baile mientras tanto, o la típica imagen de la embarazada con los audífonos en el vientre abultado, lo de ahora será introducirse un aparato de música por la vagina. Por muy extraño que resulte, es verdad, este equipo descubrió que los fetos escuchan mejor la música si se les acerca el aparato por medio de la feliz cavidad femenina.

Y gracias al trabajo de los investigadores del Institut Marquès, ahora se sabe que el feto reacciona a este estímulo auditivo desde la semana 16 de gestación, diez semanas antes de lo descrito por la ciencia hasta el momento, según explican.

¿Se pueden imaginar cómo fueron estas pruebas humanas? Por ahora no queremos ser tan gráficxs, pero con suerte, las mujeres más abiertas a experimentar cosas nuevas en bien de sus bebés, en un futuro, podrán disfrutar de estos aparatos, claro, si es que llegan a comercializarse.

¿Qué más se premió?

Entre los suculentos premios Ig Nobel que se entregaron estuvo el del Física, dado a un investigador francés que hizo un muy gracioso ensayo sobre la posibilidad de que un gato se encuentre a la vez en estado sólido y líquido; para ilustrar su teoría, el hombre entregó fotos de gatitos rellenando con su cuerpo recipientes como vasijas y copas. Ninguno fue lastimado en este investigación, aclaró.

Otro muy curioso fue el Ig Nobel de Biología, otorgado a un equipo de científicos brasileños y japoneses. Ellos descubrieron un insecto cuya hembra tiene pene y el macho, vagina. Para sorprendernos más, revelaron que la hembra puede penetrar al macho por 40 o 70 horas hasta recoger todo su esperma. Parecería broma, pero no lo es, pues fue publicado por la prestigiosa revista Current Biology.

Ya por último, les contamos del Ig Nobel de Dinámica de Fluidos. Este fue para Jiwon Han, científico de Corea del Sur, que hizo la interesante investigación de cómo caminar con una taza de café sin que el movimiento provoque derramarlo. Según su estudio sesudo, la respuesta es tan sencilla como “caminar de espaldas”; esto reduce el oleaje interno en la taza, pero no asegura que haya un tropezón donde se caiga la taza entera o hasta quien la sostiene.

Un premiación tan seria como se puede

A pesar de que la ceremonia de los Premios Ig Nobel parece que es puro chiste, sí se premian avances verdaderos y, de hecho, participan premios Nobel de verdad (Eric Maskin y Oliver Hart, de Economía y Roy Glauber, de Física) y se entrega desde 1991.

El premio para cada ganador es un billete de diez billones de dólares de Zimbabue, un homenaje al ganador del Ig Nobel de Economía de 2009, Gideon Gono, quien emitió esos billetes para, supuestamente, combatir la hiperinflación. Su invento no prosperó, pero dicho papelote ahora es el premio absurdo perfecto.

Si tienes tiempo extra y quieres ver hora y media de premiación, aquí el video completo. ¡Enjoy!