Tengo ___ años y ___ ¡Google te dice qué te preocupa según tu edad!

Foto. Pixabay

Conforme vamos creciendo, nuestros intereses y gustos van cambiando; seguramente tú a los 18 años no pensabas tan similar a como ahora lo haces y, seguramente, no googleabas las mismas cosas que ahora intentas investigar en el tan famoso buscador que se ha vuelto —no muy profesionalmente— nuestro oráculo, médico de cabecera y hasta confidente amoroso.

En Malvestida descubrimos que puede existir todo un gap generacional con los resultados de búsqueda, los cuales pueden demostrar cómo las personas, a pesar de que pasen los años, siguen teniendo las mismas dudas existenciales sobre el amor, su cuerpo o como bajar de peso. No estás solx… y Google lo sabe.

Para entender qué nos acongoja según nuestra edad, hicimos el ejercicio de googlear: “Tengo ___ años y ___”. Y esto fue lo que pasó.

A los 20 años

Parece ser que el novix SIEMPRE será un problema. ¿Por qué nos urge tanto que un ser humano nos quiera y nos bese? Hasta han buscado en Google la respuesta de Yahoo!

A los 21 años

La misma pregunta sigue encabezando la lista, solo que a los 21 se indaga por qué el hombre no puede alcanzar la erección. Comienzan a surgir dudas mucho más profundas y existenciales como el ¿qué haré con mi vida? o puedes ser de las personas que sienten que están teniendo un retroceso a su niñez, ya que volvieron a la tediosa etapa de hacerse pipí en la cama.

A los 22 años

El sexo a los 22 es un tema principal. Según las búsquedas predictivas, varios usuarios se vieron en la necesidad de encontrar en Google la respuesta de lo que más les mortifica y les causa presión social: seguir siendo virgen y que el maldito acné no ha desaparecido. (No se apuren, veinteañeros, a los que tienen más de 30 tampoco se les ha quitado).

A los 23 años

Las mujeres comienzan a notar que físicamente ya no son las bellas que solían ser (lo cual es una gran mentira, porque están en su plena juventud). Comienzan a sentirse viejas, con arrugas o siguen teniendo problemas con su virginidad (ya supérenlo, no hay prisa de perderla.) Algo curioso es que parte de los hombres se encuentran en el dilema de andar con una menor de edad o no (¡aguas!).

A los 24 años

Siguen con este rollo de que sentirse viejxs, y ¡cómo no! si ya te tocó que un escuinqule de 10 años te aplicara la de decirte “señora”, la palabra de terror que todas las mujeres tememos escuchar si no somos madres aún o no tenemos canas. Te sientes vieja, te dicen señora y a parte, sientes que no has hecho nada con tu vida, un combo bastante difícil. Empezamos a notar que ahora los hombres cis son los traumados por no encontrar a su media naranja en esta edad.

A los 25 años

Obviemos ya lo del maldito novio y sigamos con que a esta edad empezamos a notar cómo el hombre comienza ahora a sentirse viejo (sí, ¡a los 25!), arrepentimiento porque no han hecho gran cosa en su vida y, peor aún, no tienen ni la cartilla militar.

A los 26 años

Según notamos, con estos resultados de búsqueda, los urólogxs podrían convertirse en los médicxs más ricos de México.

A los 27 y 28 años

Territorio nini. Pero al no trabajo se añade que ni novia ni se les para a los hombres. Ya mejor no hablamos de sentirse como un adulto mayor y, en contraste, estar preocupadx por un embarazo. Ni modo, la madurez conlleva muchos retos.

A los 29 años

Nunca es tarde para comenzar una carrera, ya sea que tengas 29 o 40 años. ¿No viste la peli de ‘El estudiante’? ¡Apréndele a ese viejito y haz lo que se te pegue la gana!

A los 30 años

Si tienes casi esta edad y pensaste que nunca te iban a crecer los pechos, te tenemos buenas noticias: es normal que te cambie la forma de los senos con el paso del tiempo. Recuérdalo, nada es igual después de los 30. Bienvenida a la segunda parte de tu pubertad.

A los 31 años

A esta edad, no tener novio ya pasa un poco a segundo plano y lo más buscado es el problema de los granos y el que sigas viviendo en casa de tus padres. No te preocupes, a hora muchxs lo hacen y puede ser que solo extendiste un poco adolescencia. Consigue un buen jabón para la cara y ¡sal de ahí!

A los 32 años

Bien dicen que se tiene que trabajar por mantener tu cuerpo de “la juventud”. Consigue un trabajo que te apasione, suscríbete a un buen gym, prueba diferentes rutinas de belleza para tu hermosa cara y tal vez así le encontrarás sentido a tu vida.

A los 33 años

A continuación, notamos que, en efecto, los treintas son los nuevos veintes y ahora quieren volver a la escuela.

A los 34 años

¿Volviste a los 32 años? Si la vida y la edad avanza, tú también puedes.

A los 35 años

¿Crisis de los 40? Vuelve el acné juvenil y el sobre peso, pero ¿será que esta edad intermedia entre una década y otra se ha vuelto el momento disyuntivo para embarazarse o no embarazarse?

Gracias, Google, ahora sabemos que no estamos solxs en este mundo.