No son millennials, son la Generación Z y esto es lo que los define

Foto. Kendra Kamp

Si lo pensamos bien, los prejuicios a los jóvenes de cualquier generación han estado siempre presentes.

Hemos oído hablar de los millennials hasta el cansancio, con definiciones cargadas de adjetivos dispersos hasta el punto en que el significado se ha ido diluyendo y acaba por no definir nada ni a nadie.

Un artículo publicado en Verne, El País, recopiló citas donde recuerdan cómo la Gen X (los que hoy tienen entre 35 y 50 años) estaban obsesionados con la TV, no podían concentrarse, eran apáticos y cínicos, se quejaban de todo y eran egoístas, ¿les suena? 

Pero entre tantas malas noticias mundiales, no queda sino encontrar lo que nos dé un rayito de esperanza y hoy la esperanza viene vestida de Generación Z, los jóvenes nacidos después del 2000.

Antes de que se derramen las inevitables críticas a esos malnacidos, aquí van algunos datos interesantes.

Su lucha los define

Una de las cosas que define a cada generación son sus “mottos”, las causas o luchas que los moldean. Mientras que para los baby-boomers (hoy de 50-70 años) era el antiestablishment y para los millennials (hoy de 17-35 años) el cuidado del medio ambiente, para la Generación Z es la lucha por la equidad.

Un estudio global de MTV y uno hecho por Barkley, una agencia de tendencias en Estados Unidos, coinciden en sus hallazgos: explican que no solo son la generación más gender fluid sino que 72% están preocupados por la equidad racial, 64% por la equidad de género y 48% por la equidad de derechos en cuanto a orientación sexual.

De las 7,000 personas entrevistadas en 14 países (incluido México), 95% siente que su generación cree en la inclusión y la equidad. Además, 96% dicen que sentirse cómodos consigo mismos es importante.

Son body-positive

En términos generales, aceptan las diferencias mucho más y mejor que personas de cualquier otra generación: por ejemplo, aceptan el concepto de belleza real que no se adhiere a imágenes tradicionales de perfección.

El rollo body-positive ha sido algo con lo que han crecido (aunque claro, aún tienen que lidiar con las imágenes aspiracionales en Instagram y Snapchat). Lentamente vemos cómo las celebridades están abrazando un approach más real de belleza; la idea de una celebridad tomándose una foto sin una gota de maquillaje es una norma social impensable en décadas anteriores.

Por ejemplo, Harnaam Kaur, una inglesa de 24 años con síndrome de ovario poliquístico y alta presencia de hormonas masculinas, ha decidido reconciliarse con su condición, no sólo dejándose crecer la barba y ganando por ello un Record Guinness; sino que se ha convertido en modelo, activista y alguien que rechaza los estereotipos de género desactualizados.

I still can't believe that I am a Guiness world record holder as the 'youngest woman with a full beard.' I've been bullied horrendously to the point of self harm, suicide, depression and anxiety because of my beard! My oh my how the tables have turned. It is now due to my Beard that I hold a world record! This here, right now is what I want people to learn and understand. People will always taunt what they don't understand. We just have to learn to love and accept ourselves for all that we are, and for everything that we have inside us! Your 'flaws' are what makes you different from the rest. Your 'flaws' are powerful because they allow you to be unique ❤️???? Flaunt them fully, unashamedly and wholeheartedly! I've been on a journey that has taken me through many emotions. I found self love and self liberation through just simply one day waking up and saying 'I WANT TO BE ME!' Be strong and push through your though times! I promise you it will be well worth it ❤️???? Harnaam Kaur: From being bullied and suicidal to now becoming a world record holder ❤️???? The same beard that I was bullied for, I now hold a world record for! @guinnessworldrecords ????- Paul Michael Huges

A post shared by Harnaam Kaur (@harnaamkaur) on

Aman la diversidad

En cuanto a la representación de la equidad y diversidad, estos estudios encontraron que cada vez más adolescentes quieren ver publicidad que hable de diversos tipos de familias y que muestren a gente real. Además, son más abiertos a cambiar las ideas estrictas sobre el género, lo cual nos permite acercarnos más a nosotros mismos.

¿Quiere todo esto decir que estamos salvados y la intolerancia desaparecerá? Obvio no. Simplemente (y ya es bastante) quiere decir que la conciencia es mayor; que la lucha por defender nuestra condición de ser únicos y nuestra idea de lo que realmente tiene valor vs lo que se espera de nosotros, tendrá más decibeles en la cabeza de los jóvenes.