Las canciones más antifeministas que seguramente has cantado a gritos

Estás en medio de la boda, las copas de gin tonic ya hicieron su efecto y, ¿por qué no?, entregarse a bailar y cantar a gritos lo que ponga el dj y entregarse al hedonismo. Entre la épica cruda del día siguiente, no solo te duele la cabeza, los pies y la espalda por tanto brinco desenfrenado, sino que no puedes sacar de tu mente la frase “tómame, déjame, cómprame, véndeme. Átame, suéltame, quiéreme, olvídame” de la canción ‘Yo te amo, te amo’ de Yuri.

“¿Y por qué demonios canté eso?”, dirás, “¿a qué loco machista o sadomasoquista me quería dar?”, pensarás con tu mano sobándose la cabeza… Pues sí, hay canciones que no tenemos ni idea de qué dicen y solo seguimos por inercia de la diversión (lo cual no está mal), pero aquí en Malvestida hicimos un análisis sesudo de esas canciones en verdad antifeministas que hemos bailado y cantado hasta el cansancio. Nos declaramos culpables.

‘Procura’, ChiChí Peralta

In-fal-ta-ble en una boda mexicana que se precie de serlo. Esta salsa tiene un coro pegajosísimo que dice “procura coquetearme más, y no reparo de lo que te haré”. ¿No reparo de lo que te haré?, tal vez parezca inofensivo, pero los de la campaña #NoEsNo se le irían encima. Ahora resulta que por coquetear, la chica debe soportar lo que sea que le hagan… No.

‘El apagón’, Yuri

Esta canción requirió de un análisis tipo “estudios serios hechos en Harvard”. Te invitamos a escucharla y a reflexionar sobre esta historia de una chica que iba por la calle mientras le toca un apagón y un hombre se le acerca.

“Me quede muy quietecita, en aquella terrible oscuridad. Y una mano ¡ay! Ligerita, me palpó con confianza y libertad. Si el peligro estaba arriba, acá abajo la cosa andaba peor”, o-mai-gaaaad.

Y ahí no acaba la historia, sino que —spoiler alert— el depravado que la toqueteó ¡era su papá! Perdón si te arruinamos esta canción para siempre.

‘Yo por él’, Irán Castillo

Esta rola es una oda al no quererse ni tantito, pero seguro que en los 90 la cantabas con todo el sentimiento porque “desamor-córtate-las-venas” en la adolescencia. Ahora, ya con unos años más y despegados de ese romanticismo juvenil, pensamos que qué carajos cantar “yo por él cambiaría de nombre, de ropa, de amigos, dormiría a sus pies” por un hombre que no sabe ni que existes. Esto va más allá del amor platónico.

‘Blurred Lines’, Robin Thicke

Este hit compuesto por Robin Thicke, Clifford Harris Jr. y Pharrell Williams acaparó las listas de popularidad en 2013, pero así como sonado, fue polémico. Y no solo por la demanda que recibió de plagio (por retomar sin permiso partes del tema ‘Sexy Ways’), sino por su connotación de violencia sexual.

La buena onda de esta rola tan pegajosa se acaba al cantar el verso “te voy a dar algo tan grande que voy a partir tu culo en dos”. Según la revista Vanity Fair España, críticos señalaron las similitudes entre la letra y el discurso de los violadores y se remarcó que la canción entera era un producto perfecto de la “cultura de la violación”.

‘Talento de televisión’, Willie Colón

Una salsa que te hace mover los pies como por arte de magia, y que cantarla se vuelve automático. ¿Has reparado en la historia de la canción? Sí, se sabe que es sobre una mujer que tiene un cuerpazo y un “trasero que causa sensación”, pero la letra también deja ver que se habla de mal de esa mujer, que solo por su belleza física —porque “no tiene talento, pero muy buena moza”— logra éxito en la televisión.

Lo dejamos más claro con este verso: “Amó al ejecutivo de arte dramático, lo embrujó moviendo el trasero, poquito a poco lo conquistó y así fue la estrella más destacada dentro del show”.

‘De contrabando’, Jenny Rivera

Una rola que es casi hermana del one hit wonder de Irán Castillo, porque también habla de una mujer que acepta, aunque sea, las migajas de amor de un hombre casado. “¡Pero qué necesidad!”, citemos la sabiduría de Juanga.

Cuando cantes “te prometo no mancharte la camisa, no pedirte más amor si estás de prisa te comprenderé, pero ámame. Aunque sea de vez en cuando, aunque sea de contrabando, pero ámame”, ya sabes, mejor cambia a esta rola del divo de Juárez.

‘Hey, güera’, Alejandra Guzmán

Esta es una de las míticas canciones de La Guzmán, de la que mucho se ha rumorado que dedicó a Paulina Rubio en aquel año del 91-92 mantenía una relación con Erick Rubín y Alejandra Guzmán SE LE METIÓ HASTA POR LOS OJOS Y SE LO QUITÓ. Entonces, comenzó una lucha de canciones: la chica dorada con “Mío, ese hombre es mío, ni te le acerques es mío” y la respuesta fue “Hey, güera, como te vuelva a ver de mariposa rondándolo. Hey güera, ten cuidado porque voy y te armo un escándalo, no te atrevas a insinuarte ni de broma”… Nada civilizado y, ¿por Erick Rubín? Así los dramas pop noventeros.

 ‘Pobre estúpida’, de María Daniela

Típica rola de antro fresa que suena cuando la noche se pone pe-sa-da. Esta es prima hermana de la de ‘Hey, güera’. Solo basta escuchar el coro que se repite hasta el cansancio, pero la joya es este verso: “Sí, él besa muy bien, pero al final qué más da, yo ya lo estrené. Aunque puedas tener lo que yo tuve, ni pienses que eres como yo. Tú siempre serás de lo peor”. Aok.

‘Te ves buena’, El General

Al puro estilo #NoMeDigasGuapa, todo depende del contexto. Si la letra de esta canción la bailas y la gritas en una, boda con tus amigos, todo bien, pero ¿qué tal que el “bien bien buena, tú te ves bien buen” te lo diga un desconocido en la calle mientras pasas?

Analicemos otro verso: “Parece una botella de Coca-Cola, todos los hombres su mujer golpean, te ven en la calle y te piropean, tú les contestas o les coqueteas”, sin música parece un machoman al que hay que ponerle un alto. Rematamos con “Vamo a eliminar a la más, más fea”, y ya, queremos llorar en vez de bailar.

‘Cuatro Babys’, Maluma

Uno de sus versos dice “ya no sé ni con cuál quedarme. Y es que todas maman bien. Todas me lo hacen bien. Todas quieren chingarme encima de billetes de cien”, y se va el encanto por Maluma.

Sí, ha sido su tema más controversial y han querido vetarlo, pero a él le da igual y se defiende: “Yo voy a seguir haciendo esas canciones, que viva la libertad de expresión y ese lenguaje de los jóvenes”, dijo aquí en México al recibir un reconocimiento por sus altas ventas. Sin comentarios.

‘Sexy bitch’, David Guetta+Ikon

Típica de un after o fiesta de música electrónica con tachas. La canción que suelen bailar con locura desenfrenada es sobre “la ramera del barrio”, una mujer de la que no encontraron mejores palabras para describirla que llamarla “perra sexy”.

Sentimos si cortamos tu feeling de karaoke, pero a veces está bueno saber qué demonios estamos cantando.