5 formas en las que el estrés está dañando tu cuerpo y no te habías dado cuenta

Foto. Sebastian Tiplea

Lo que cotidianamente asociamos con el estrés es ese sentimiento que las personas tienen cuando están sobrecargadas y luchando para hacer frente a las demandas de todos los días: el trabajo, las deudas, las relaciones, los hijos, y otras situaciones que bien pueden ser causadas por experiencias, especialmente, malas.

En México se calcula que entre el 30% y el 40% de las personas sufren estrés, posicionándose en el segundo lugar a nivel mundial con el índice más alto (Instituto Nacional de Psiquiatría). ¿Te estresó saber este dato?

El enemigo invisible

¿Qué sucede en nuestros cuerpos cuando nos tensamos demasiado? De acuerdo a The American Institute of Stress, cuando la gente se siente estresada, sus cuerpos reaccionan a la liberación de productos químicos en la sangre, en donde estos dan a las personas más energía y fuerza.

Sin embargo, cuando se produce de manera negativa como respuesta a algo emocional, toda esta energía extra no encuentra salida, así que se acumula en nuestro cuerpo originando el estrés.

En el honorable instituto de investigaciones Malvestida nos pusimos a buscar las afectaciones que ocurren en nuestro cuerpo con el estrés y aquí algunas de las más WTF que encontramos:

Puede dañar tu piel y producir acné

Cuando estamos sometidos bajo mucha presión, es posible que tu piel sea quien pague las consecuencias. Tal vez notarás cómo el acné empieza a brotar, y es que de acuerdo a un estudio científico publicado por la American Family Physician, existe una importante conexión entre el cerebro y el órgano más grande de nuestro cuerpo.

La Universidad de Stanford, en su estudio Archives of Dermatoly aplicado a estudiantes universitarios, encontró que ellos padecían un incremento de acné cuando se encontraban en periodo de exámenes, que es cuando están bajo más estrés en comparación a cuando tienen clases ordinarias; también encontraron que las células que producen sebo –grasa que se mezcla con las células muertas de la piel– funcionan como receptores para las hormonas del acné.

Es decir, el estrés emocional no provoca acné, sino que altera los brotes en las personas que ya lo padecen o tienden a parecerlo.

Puedes hacer las peores elecciones de comida

Existe una importante relación entre la comida y los pensamientos en nuestra cabeza; por lo tanto, el estrés está fuertemente implicado en nuestros hábitos alimenticios. Cuando una persona está tensa, no toma decisiones nutricionales saludables.

El entrenador de las celebridades Jorge Cruise menciona que el estrés es un indudable factor que frena la pérdida de peso, ya que las personas que lo padecen a menudo abusan de alimentos que no son muy saludables. Es por eso que al estar bajo presión, preferimos comer donas y pizza en exceso que una ensalada o algo más saludable y que a la larga afectan a todo nuestro cuerpo.

No obstante, estudios recientes también han demostrado una significativa relación entre la falta de sueño producida por el estrés y la comida, en los cuales mencionan que dormir poco obliga a quemar calorías y bajar grasa. Obvio no es la mejor forma.

Todos reaccionamos de manera diferente, es por eso que algunas personas tienden a ganar peso y otras, por el contrario, lo pierden, pero eso sí, ambas tienen relación con el estrés.

Altera tus hormonas

Muchas veces esos pequeños sustos que nos dan cuando nuestro período menstrual se retrasa o se altera por completo, están relacionados al estrés que existe en el cuerpo.

Sucede porque las hormonas que producen la menstruación pueden ser suprimidas causando alteraciones en el funcionamiento sexual de las mujeres.

La progesterona, la hormona que aparte de regular el ciclo menstrual de las mujeres también se encarga de controlar los efectos de los estrógenos, puede verse alterada disminuyendo su producción al experimentar estrés. Esto (¡oh, no!) ocasiona disminución de deseo sexual, cansancio excesivo y cambios de humor.

Es por eso que en respuesta al estrés, el nivel de varias hormonas cambia; también en los hombres, los niveles de testosterona pueden disminuir al padecer estrés de forma habitual, causando problemas sexuales como la disminución en la producción de espermatozoides, la disfunción eréctil e inclusivo la ausencia de deseo sexual.

Y ¡¿qué hay del corazón?!

Las enfermedades del corazón también son blanco favorito del estrés, de acuerdo al artículo publicado por American Heart Association. En casos de estrés extremo, el cuerpo se inunda con adrenalina que aumenta la presión arterial, la frecuencia cardíaca puede dañar las paredes de las arterias, originando que sea más probable que se aumente el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Al estar experimentando estrés, como se mencionó anteriormente, es probable que estemos más expuestos a hábitos alimenticios no saludables, abusando de sustancias –como el alcohol, el cigarro y las drogas–que en cierta forma funcionan como relajante, de manera que a la larga estos factores contribuyen a debilitar nuestro sistema, con más posibilidades de causar infartos.

¿Puede sacarte canas?

En una investigación llevada a cabo por el Huffington Post, en la cual se hacía una comparación entre los presidentes estadounidenses al inicio y al final de su cargo, se vio un considerable aumento de canas al termino de su periodo presidencial.

Este hecho fue relacionado al nivel de estrés que manejan en uno de los trabajos más demandantes del mundo.

Se llegó a la conclusión con una tricóloga de la Clínica Philip Kingsley, de que el estrés no origina por sí solo el incremento de canas en el cuero cabelludo, sino que esto es causado por diversos factores predeterminados en la genética de una persona.

Y además del envejecimiento prematuro del pelo, otro hecho de pánico es que también se puede manifiestar en la pérdida del cabello tanto en hombres como mujeres.

Nuestro cuerpo siempre está tratando de decirnos algo, con pequeños indicios como agotamiento extremo, dolores en los músculos o irritabilidad que a menudo calmamos con medicamentos.

Lamentablemente, muchos de estos son señales de que estamos estresados, es por eso que necesitamos prestarles atención para no originar enfermedades más extremas que al final terminen dañando nuestra salud y nuestra vida. ¡A veces necesitamos tomarnos un buen descanso!