Guía práctica para sobrevivir al calor esta temporada (si no puedes mudarte al Polo Norte)

sobrevivir al calor
Aún no es verano, pero el calor que se ha sentido en las últimas semanas en México es algo de lo que todos están hablando. Seguramente en este punto ya has visto o compartido algún meme en el que comparas tu situación con la de algún personaje de película como el emblemático Dos Caras de Batman, porque sientes que si sales a la calle tu rostro se derretirá, o al pasear por la ciudad de pronto comienzas a verla como escenario de Mad Max. Incluso es probable que hayas tenido alguna discusión con tus amigos que viven en otras ciudades sobre dónde se siente más caluroso. Pues bien, si te preguntas cómo hacerle para sobre llevar el calor en tus actividades diarias –y gastar dinero o irte a otro lugar del mundo no está en tus posibilidades– aquí te dejo algunos consejos.

En la moda: corta, corta, corta

“Usa ropa fresca y de colores claros” es lo que siempre te aconsejan, haz caso de esta máxima. Si tienes algunos jeans que se han desgastado con el uso o que ya no te gusta mucho su estilo, toma unas tijeras o un cúter y córtalos un par de centímetros debajo de la entrepierna para hacer unos shorts, entre más desgarrado sea el corte más a la moda se verá y podrás reutilizar esta prenda. Acompáñalos con alguna blusa fresca o playera de algodón y si tienes problemas con el sol, como yo, puedes acompañarlos con una blusa de manga larga, siempre y cuando la tela sea ligera, así no tendrás bronceado bicolor de chófer y no sufrirás los estragos del sol directo en tus brazos.

Lo mismo puedes hacer con otras prendas que ya no utilizas o si no soportas el sudor exagerado en tus axilas cubiertas (no mientas, todos sudamos con este calor), corta las mangas un poco debajo de las sisas (donde comienza la manga) y hacia el hombro dejando un par de centímetros del cuello, o bien, realiza un corte mariposa en la espalda y acompáñala abajo con tu top favorito, te sentirás mucho más fresca y podrás darle un nuevo uso a esa playera de la cual no te quieres deshacer. Para ese sudor extremo te aconsejo que utilices talco o desodorantes sin alcohol, pues con el calor el alcohol puede hacer que se te irriten las axilas.

Imposible trabajar con calor

Si trabajas en la computadora todos los días, ya debes saber que, aunque ésta funcione perfectamente y no se sobrecaliente, sí genera calor y en este momento un grado más o menos parece hacer una enorme diferencia. Mi mejor consejo es que si puedes trabajar fuera de una oficina, o si eres freelance, aproveches los beneficios de los cafés en los que comprando una bebida (muy fría) puedes pasar ahí el número de horas que desees, y si no quieres gastar más de 50 pesos pidiendo una segunda bebida, puedes congelar en tu casa una botella con agua o jugo y llevarla contigo, incluso puedes llevar tu matera (si lo que quieres es mantenerte bien despierto) y beber algo refrescante usando jugo frío en vez de agua caliente, algo similar al tereré uruguayo.

Un dato importante que debes de saber es que no estás obligado a seguir consumiendo en el restaurante o café al que vayas, un consumo es suficiente para aprovechar todo el día los beneficios del aire acondicionado que suelen tener estos sitios y, de paso, te ahorrarás una lana en la cuenta de luz de tu casa.

Casa limpia, mente limpia

Si te ha pasado que estás muriendo de calor y te rehusas a salir a la calle al ver el brillo del sol, pensando en lo insoportable que debe sentirse afuera, pero estás obligada a hacerlo por trabajo, escuela o lo que sea, y al salir, ¡Oh, sorpresa! Hace menos calor afuera que adentro de tu hogar, no es que tu casa tenga “calor de hogar”, es que su capacidad para guardar o repeler el calor depende del material con que esté construida y la altura de los techos. Así que si vives en un lugar donde suele haber más calor adentro que afuera, algo que en lo particular me ha funcionado es trapear, aunque sea con el trapeador o la jerga bien exprimidos, al humedecer los pisos la casa se siente mucho más fresca durante todo el día y de paso generas un entorno mucho más limpio que te ayudará a combatir esa pereza mental que viene con el clima. También te sugeriría que no cocines con la estufa tan seguido y aproveches para comer cosas frescas o que no necesiten mucho tiempo de cocción, así no generas más calor “del malo” en tu hogar.

No dejes que el calor te derrita

Aprovecha lo que te da la temporada para ahorrar tiempo en tu rutina diaria de belleza. Si te animas córtate el cabello y lleva los looks de moda (pixie, el famoso bob, del largo que lo prefieras, punk o andrógino, etc., todos lucen increíbles en cabello lacio o rizado), o bien, después de bañarte déjalo suelto unos minutos para que se seque un poco, incluso sin cepillarlo, y luego recógelo en una coleta alta o en un chongo y estarás mucho más fresca que con el cabello suelto, además de que ahorrarás esfuerzo y tiempo en secarlo y plancharlo.

Para la piel en general te recomiendo que la mantengas bien hidratada con alguna crema y que uses bloqueador solar todos los días. En el rostro puedes no usar base o sustituir la habitual por una más ligera y sólo aplicar un polvo para evitar el brillo, porque además si vas a sudar tendrás que estar retocando todos los poros que se hacen evidentes a pesar de la base. En los ojos puedes usar mascara y delineador a prueba de agua, porque todas odiamos cómo se derriten algunos de estos con el calor y nos hacen ver como si hubiéramos llorado.

Y lo más importante: agua, agua, agua. Bebe mucha agua a lo largo del día para que tu piel se mantenga sana y hermosa.