¡A entrenar se ha dicho! 3 ejercicios para tener una vagina superpoderosa

ejercicios de kegelEn un mundo en el que existen tratamientos vaporizadores para nuestra vagina (Gwyneth Paltrow los recomienda) y vagacials (algo así como un «facial» para tus zona íntima) no debería de sorprendernos que también existan ejercicios para tener una vagina fit.

Nuestra vagina tiene músculos y, al igual que con otros músculos del cuerpo, la podemos ejercitar y fortalecer. Inclusive se ha llegado a comprobar que practicando ciertos movimientos puedes mejorar significativamente tu vida sexual, evitar la incontinencia urinaria, facilitar el parto y, en general, llegar a sentirte más empoderada. No te alarmes, no es como que vayan a abrir un Pussy Gym en tu colonia próximamente (¿o sí?), pero puedes comenzar a fortalecer tu suelo pélvico desde la comodidad de tu casa… oficina… el metro o hasta la cena con tus suegros, sin que nadie se de cuenta. Te contamos cómo.

Kegels

Estos son los más conocidos dentro del mundo de los ejercicios vaginales. Fueron inventados por el ginecólogo Arnold Kegel, considerado el pionero de la salud pélvica, quien descubrió este tipo de movimientos y los recomendó principalmente a la mujeres que acaban de tener un parto. Los ejercicios son bastante simples, sólo tienes que contraer los músculos de tus paredes vaginales lo más fuerte que puedas, para después soltar lentamente. El movimiento es muy similar al que haces cuando ya no aguantas las ganas de hacer pipí.

A modo de prueba puedes ir al baño e intentar parar la orina contrayendo tus músculos para identificar cuál es el movimiento que tienes que hacer. Si aún así te cuesta trabajo puedes ver una guía completa aquí. Una vez que lo tengas dominado puedes ir haciendo más repeticiones e ir jugando a contraer por más tiempo, incluso le puedes añadir algunas exhalaciones para relajarte más.

Con estos ejercicios se fortalecen los músculos debajo del útero, la vejiga y el intestino, y lo increíble es que lo puedes hacer dónde sea y a la hora que quieras.

Squats

Ohh sí, las sentadillas no sólo te dejan unas pompas de diosa, sino que también te ayudan a fortalecer y darle un mejor rendimiento a tu vagina. Así que si este ejercicio ya está incluido en tu rutina diaria, tal vez ya llevas un buen rato ejercitando tu suelo pélvico y tú ni en cuenta.

Y a todo esto ¿qué es el suelo pélvico? Según Wikipedia (perdón, pero es que somos millennials) «El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto)».

Kung Fu Vaginal

Sí, es neta, no nos lo estamos inventando. También se le conoce como levantamiento de pesas vaginal. Dicen los que saben, que esta técnica se remonta a la antigua China, donde la costumbre de introducir un huevo de jade a la vagina era la sensación entre las damas de la realeza, quienes lo mantuvieron en secreto un buen tiempo, ya que se creía que con esto permanecerían jóvenes y sanas, tanto en el exterior como en el interior.

Actualmente, Kim Anami, quien se define como terapeuta holística de relaciones y sexo, escritora y oradora, ha sido la gran promotora de esta técnica tan poco convencional llamándole «Kung Fu vaginal». Es un poco similar a lo que las reinas chinas hacían, sólo que ahora agregando más peso. Anami dice que puede llegar a cargar hasta 5 kilos con su vagina e inclusive presume su habilidad para lograr 20 orgasmos seguidos, todo gracias a su ejercitadísima vagina.

Para lograrlo existen pesas especiales como las Kegel Trainings Intimins o las Je Joue Balls, pero ¡POR FAVOR! consulta a tu ginecólogx antes de hacerlo, porque este parece el método más radical de todos.