Please no money, el proyecto con el que dos diseñadores viajan por el mundo sin dinero

Viajar por el mundo es uno de esos sueños que muchos anotamos en nuestra lista de cosas por hacer, pero que no siempre podemos realizar. Nos pasamos horas haciendo scroll infinito en las cuentas de Instagram de viajeros empedernidos y nos preguntamos “¿Por qué no puedo ser yo la que está haciendo glamping en esa cabaña en Sudáfrica?”. Pero cuando llega el momento de planear el viaje y comprar el vuelo, a menudo hay dos factores que nos hacen estrellarnos con la realidad: el dinero y la falta de tiempo. Así que olvidamos nuestros sueños guajiros y mejor ponemos otro episodio de nuestra serie favorita en Netflix.

Sin embargo, ¿qué pasaría si no tuviésemos un trabajo que nos ate a una oficina, y el dinero (o la falta de él) en nuestra cuenta de banco no fuera un factor determinante para recorrer el globo terráqueo?

Ale y Jesús, dos amigos originarios de México, están en la odisea de descubrirlo haciendo el viaje de sus vidas… sin dinero. Para lograrlo están apostando por la cultura del intercambio ofreciendo sus servicios como diseñadores a cambio de comida, hospedaje y transporte. Su proyecto se llama Please, no money y pretenden convertirlo en un motor de viaje y experimento creativo.

Los entrevistamos para conocer más sobre cómo surgió esta descabellada (pero muy emocionante) idea.

¿Cómo surgió Please, no money?
En marzo del año pasado encontramos un vuelo muy barato a España ($4,500 pesos por persona) y sin pensarlo dos veces lo compramos. El vuelo era solo de ida, así que nos daba la posibilidad de convertir esas “vacaciones” en algo más.

Jesús y yo nos conocimos en Digital Invaders, una incubadora de talento de Grupo W. Ahí nos enfrentaban a briefs donde no teníamos presupuesto, eso nos obligaba a generar ideas fuertes que no dependieran de ello. Así que esto era un brief como aquellos que solíamos resolver en la época de Invaders, sólo hacía falta trabajar en la idea.

Finalmente, después de muchas propuestas, namings, copies, artes, etc… surgió Please no money, una forma de viajar con poco dinero, compartiendo e intercambiando  lo que amamos hacer (diseñar y generar ideas).

¿Cómo era su vida antes de emprender este proyecto?
Ambos trabajamos en una agencia de publicidad. Jesús trabajaba de diseñador interactivo en Grupo W (Saltillo, Coahuila) y yo de creativa en La Sociedad (Moterrey, Nuevo León).

El trabajo no nos desagradaba, pero cuando todos los días te despiertas queriendo  “algo más” sabes que es momento de ir a buscarlo.

¿Cuánto tiempo durará el proyecto?
¡No tenemos idea de la duración! Please, no money terminará hasta que la gente deje de interesarse por los intercambios, se nos acabe nuestro presupuesto personal  y tengamos suficientes historias para contar. Así que hasta que estas tres cosas sucedan aquí seguiremos.

¿Qué países planean visitar?
Ya hemos visitado Madrid, Bilbao y Barcelona, por ahora lo único seguro es que durante el mes de abril viviremos en Budapest haciendo un intercambio con Bakelit, un Centro Multicultural de Artes. Después es muy probable que visitemos Dinamarca (Copenhague).

También estamos tratando de conseguir vuelos para llegar a otras ciudades donde nos han surgido propuestas de intercambio (Paris, Nueva York, Orlando y Texas). Por ahora el plan es visitar ciudades de Europa y es muy probable que las ciudades de América sean al final.

¡Seguimos en busca de intercambios para armar nuestro itinerario! 😉

¿Ahorraron algo de dinero antes del viaje o únicamente dependerán de los intercambios que generen para moverse de un lugar a otro?
Sí, ahorramos un poco de dinero (15 mil pesos cada uno) para comer los primeros días, vuelos de avión entre países, cualquier emergencia que pudiera ocurrir en estos meses y nuestro vuelo de regreso. La idea es mantenernos de los intercambios.

¿Qué ha sido lo más difícil de emprender este proyecto?
¡Cargar las maletaaas! [risas] En realidad todo ha sido un reto, desde empezar a empacar sin tener idea de qué llevar, porque no sabes en qué país terminarás, hasta tener problemas con el idioma (el húngaro es imposible). Sin duda vivir en medio de la incertidumbre es difícil, pero a su vez  cada día  es más emocionante.

Sigue el viaje de Ale y Jesús a través de las redes sociales de Please, no money y avísales si tú o alguien que conoces está interesado en hacer un intercambio.

Instagram. Please, no money
Facebook. Please, no money