Javiera Venegas y el arte de encontrar inspiración en el lugar menos pensado

Fotógrafa Javiera Venegas

La documentalista Javiera Venegas | Foto. Miguel Araya

Texto por Clara ML Parada

“Éste no es un sitio para hacer amigos”, fue lo que le dijo un paciente a Javiera Venegas en una de sus varias visitas al hospital psiquiátrico Borda de la Ciudad de Buenos Aires. Las mismas duraron alrededor de seis meses y no es poco lo que ella tiene para decir al respecto.

La documentalista chilena comenzó a ir al hospital sin más pertenencias que una cámara fotográfica. Pero su intención no era capturar la imagen perfecta, como podría esperarse de una fotógrafa. Pretendía, más bien, responder un interrogante que le urgía. ¿Qué se esconde tras los muros de una institución psiquiátrica?

Un establecimiento como el Borda alberga lo que la mayoría de la gente no quiere detenerse a mirar. Personas con problemas de adicción a las drogas, pobreza, desidia del Estado y, por sobre todo, el lado más crudo de la locura. “Generalmente iba sola, como cuatro veces por semana”, dice Javiera al recordar su rutina de ese entonces. “Me despertaba con muchas ganas de ir al Borda y organizaba mi día en función del mismo. Estaba como tres o cuatro horas allí, conversando con los pacientes y, cuando salía, me iba totalmente agotada. A veces salía con el cuerpo temblando de miedo. Un amigo, luego de acompañarme un par de ocasiones, me preguntó cómo podía ser que me gustara ese sitio. Le expliqué que no era que me gustase, sino que sentía que había que hacer algo al respecto. Es una institución que está abandonada y de la que nadie se quiere hacer cargo”.

Javiera Venegas

Fotografías de Javiera Venegas

A partir del encuentro con esta problemática, surgen dos proyectos. Por un lado, el foto-libro titulado Válvula de escape, próximo a publicarse bajo la editorial argentina HISTOGRAMA. El mismo contiene una serie fotográfica en blanco y negro que permite apreciar el día a día de los pacientes. Y, por otro lado, un documental que Venegas está realizando en colaboración con la productora mexicana AAA, que incluye el testimonio audiovisual de su paso por el Borda, junto con otras voces que piensan y trabajan actualmente con la locura.

“Es una denuncia crítica con fines constructivos”, sostiene Javiera sobre el espíritu de ambos proyectos. “Hoy en día la locura continúa siendo un tabú y es algo frente a lo cual todos somos vulnerables. El documental y el foto-libro son una forma de hacer a la temática visible, consciente y abierta al debate. Eso es lo que intento al menos”.

Foto. Javiera Venegas

Foto. Javiera Venegas

A Javiera Venegas le resulta difícil hablar del efecto que tuvo la experiencia en lo personal. Sostiene: “Estar allí te cambia la perspectiva del encierro. Te das cuenta de que existe una realidad totalmente paralela a tu cotidianidad y una vez que salís la empezás a ver. De hecho, dentro del Borda hay un cartel que dice: Todo lo que ves en este lugar es real y cuando salgas vas a empezar a alucinar”.

Queda claro, pues, que la autora se embarcó en la vivencia con más preguntas que respuestas y eso mismo es lo que nos propone ahora a nosotros: mirar honestamente cómo es la vida en un hospital psiquiátrico. Quizás algo de esto ya se trasluce en las palabras de Enrique, uno de los pacientes, cuando en una de sus conversaciones le dice a Javiera: “Me gustaría que nos veamos en otro lugar”.