6 lecciones para una manifestación exitosa que aprendimos de la Marcha de las mujeres en Washington

marcha mujeresSi algo hacen bien los estadounidenses es tratar cada evento como si fuera la entrega del Oscar, y la Marcha de las Mujeres en Washington no fue la excepción. Lo que comenzó como un llamado a la acción a través de un evento en Facebook se transformó en un movimiento capaz de reunir a más de 5 millones de personas en todo el mundo (tan sólo en Washington, D.C. un millón), según datos de la página oficial de la marcha.

¿Cómo lo lograron?

Definitivamente hay mucho que podemos aprender sobre cómo manifestarnos, pero aún más sobre cómo lograr un movimiento tan grande y potente, que el gobierno no tenga posibilidad de ignorar.

1- Organización
Un evento de Facebook evolucionó para convertirse en uno de los acontecimientos socioculturales más importantes de la historia reciente de Estados Unidos. Sin embargo, para pasar de los likes a las millones de personas en las calles se necesitaron casi tres meses de planeación.

La primera invitación a marchar por las calles se dio el 9 de noviembre (un día después de que Donald Trump ganara la presidencia de los Estados Unidos) cuando una mujer llamada Teresa Shook creó un evento en Facebook e invitó a sus conocidos. Poco a poco, aparecieron más eventos similares apoyando la idea. Finalmente, las organizadoras decidieron unir esfuerzos, crear un solo canal de comunicación y darle nombre al movimiento: La Marcha de las Mujeres en Washington (aunque en un principio se llamó Million Women March).

Lo que siguió fue una rápida movilización para crear una identidad (el logotipo fue creado por la diseñadora Nicole LaRue), pedir permisos, conseguir aliados y darle difusión al proyecto. Además de la creación de una página de internet y redes sociales en donde se publicaron todos los detalles de la marcha, la cual, convenientemente, se realizó en fin de semana, lo que dio a los asistentes mayor facilidad para asistir e incluso trasladarse a Washington desde otras ciudades.

Una foto publicada por Women’s March (@womensmarch) el


2- Motivación
Si por algo fue un éxito la Marcha de las Mujeres en Washington fue porque lejos de ser un evento, se convirtió en un movimiento, una hermandad de mujeres (y hombres también, hay que decirlo) que se propusieron mandar un mensaje contundente en temas tan diversos e importantes como la equidad de género, los derechos reproductivos, la comunidad LGBT, el racismo e incluso el medio ambiente.

Quienes fueron a la marcha lo hicieron por convicción, por la emoción de sentirse parte de algo mucho más grande que ellos mismos. Cada uno quiso dejar de ser espectador y tomar partido en la labor de escribir la historia de su país. Además surgieron objetos de propaganda como playeras con frases feministas, ilustraciones, pines, parches y los famosos pussy hats, que le dieron aún más cohesión al movimiento.

3- Difusión
Periódicos, revistas de moda, blogs, programas de radio, videos en YouTube, redes sociales, podcasts, no hubo medio que no difundiera la noticia de que el 21 de enero de 2017 se haría una monumental marcha en Washington. Ese hype y visibilidad lograron que, cual festival de música o exposición de arte, la marcha se convirtiera en el evento cool de la temporada.

Por si fuera poco, desde el inicio la página de la Marcha de las Mujeres en Washington estableció hashtags oficiales, los cuales comenzaron a utilizarse –y volverse virales– antes del evento. El #WhyIMarch (Por qué marcho) y #IMarchFor (Yo marcho por) no hicieron más que fomentar la conversación al respecto y crear un sentimiento de comunidad, pues permitieron que cada quien contara su historia.

Una foto publicada por Women’s March (@womensmarch) el

4- Información clara
No importa qué duda tuvieras, seguramente podías encontrar la respuesta en el sitio oficial de la Marcha de las Mujeres en Washington. Horario, transporte, baños, voluntariado, seguridad, objetos prohibidos, aspectos legales y casi casi hasta qué calzones ponerte. Se encargaron de cubrirlo todo de forma puntual y clara, lo que permitió una comunicación eficiente con los asistentes a través de un sólo canal.

5- Líderes de opinión
Si quieres que tu mensaje se escuche más fuerte necesitas de tu lado a quienes tienen el megáfono de la popularidad, y la Marcha de las Mujeres en Washington tuvo como voceras a personalidades como America Ferrera, Scarlett Johansson, Alicia Keys, Madonna, Michael Moore, Ashley Judd y activistas como Gloria Steinem y Ai-jen Poo.

El nivel de convocatoria fue tal, que en las diferentes marchas a lo largo de Estados Unidos también participaron Emma Watson, Jake Gyllenhaal, Sia, Jamie Lee Curtis, Joseph Gordon-Levitt, Lena Dunham, James Franco y Amy Schumer, por nombrar algunos.

Una foto publicada por @amyschumer el


6- Continuidad
La Marcha de las Mujeres en Washington fue un éxito total, pero lo mejor de todo es que no se queda sólo en el recuerdo, sino que ahora a través de la página oficial se proponen acciones concretas para darle continuidad al movimiento.

La campaña “10 Actions for the First 100 Days” (10 Acciones para los primeros 100 días) propone tareas específicas para que las personas se sigan involucrado en la vida política de su país. La primera encomienda es que cada quien envíe una postal a sus senadores expresando cuáles consideran que son los temas más importantes a tratar y de qué forma planean luchar por ellos. Incluso ofrecen el diseño de las postales para descargarlas e imprimirlas.

Así, cada 10 días se planteará una nueva acción que fomente el activismo y mantenga viva la emoción con la que millones de personas vibraron el pasado 21 de enero.