#LaboratorioMalvestida: ¿Funciona comprar seguidores en redes sociales?

Cómo comprar followers

¡Followers vengan a mí!

A pesar de toda la diversión que las redes sociales le han aportado a nuestras vidas, hay que reconocer que también nos han convertido en ególatras pepenadores de atención. Cada vez que subimos una foto, frase o video estamos a la expectativa de la reacción de la gente, de ver que el número de corazoncitos rojos y pulgares hacia arriba se incremente. Y aunque quizá no es algo que nos quite el sueño a la mayoría de las personas, para ciertos bloggers, celebridades y marcas existe una presión abrasadora por aumentar sus números, sobre todo porque éstos se pueden traducir en fama y, eventualmente, compromisos comerciales. Show me the moneeeeey!

En la búsqueda por la popularidad existen diferentes estrategias. Hay quienes abusan de los hashtags y #sus #fotos #siempre #están #plagadas #de #ellos; los que se suman a las cadenas follow x follow; quienes realizan sorteos demasiado tentadores al estilo “Yo y un grupo de bloggers nos reunimos para regalarte un frasco con las lágrimas de Ryan Gosling…” y, por último, los que optan por acciones poco éticas como comprar seguidores en redes sociales.

Y sí, aunque comprar seguidores sea tan triste como rentar un novio para no llegar soltera a la boda de tu hermana, es algo que sucede con frecuencia, así que decidí investigar más a fondo cómo funciona y qué tan efectivo es.

giphy

Aunque hay muchísimos sitios y compañías para comprar seguidores en redes sociales, probé uno que se llama Fast Followerz y que, según mi investigación en Google, no me iba a timar, hackear mi tarjeta de crédito o hacer que mis fotos terminaran en alguna página porno, que no es como que haya material para eso, pero una siempre piensa lo peor cuando está a punto de adentrarse a mundos que desconoce.

De hecho, Fast Followerz es un sitio tan funcional y seguro que por un momento olvidas que estás haciendo algo éticamente reprochable. Sus paquetes van de los $4 a los $5,000 dólares y pueden ayudarte a conseguir desde 100 y hasta un millón de seguidores en redes como Twitter, Instagram, YouTube, Facebook y Soundcloud.

Además tienen políticas como “seguro por pérdida de seguidores durante dos años” (es en serio), garantía de reembolso y atención 24/7. Ni tu banco te trata tan bien.

El experimento

Para el experimento elegí comprar seguidores en mi cuenta personal de Instagram, donde tenía la módica y poco popular cantidad de 528 seguidores. Ya sé, ya sé, da ternura. Después de un breve sondeo opté por el paquete de 250 followers por $9.99 dólares, que con un código de promoción quedó en $5 usd­. O sea, me salió como a 0.02 centavos cada seguidor. Una ganga.

Además, aunque la página de Fast Followerz especifica que los seguidores incrementan en un lapso de 24 horas después de pagar (por 99 centavos más puedes elegir una opción llamada Super Sonic que promete acortar el tiempo a 12 horas) a los pocos minutos obtuve mi primera seguidora pirata: Rosemare Potter. Sin foto de perfil, sin publicaciones, con 3 seguidores y siguiendo a 573. O sea, una cuenta evidentemente falsa.

Sus amigos bots no tardaron en llegar y en menos de 20  minutos ya iba por los 630 seguidores. Los follows llegaban de forma masiva y las notificaciones en mi celular se acumulaban una tras otra. Pensé que así es como se deben de sentir Selena Gomez, Taylor Swift o Beyoncé –tres de las personas con más seguidores de Instagram EN EL MUNDO– cada vez que publican una foto. En menos de una hora mi cuenta pasó de 528 a 785 followers. ¡Éxito total!

giphy (1)

Bueno, aparentemente, porque aunque la mayoría de estas cuentas buscan hacerse pasar por verdaderas utilizando una foto de perfil y publicando entre 5 y 15 imágenes, cuando comienzas a analizar las fotos de inmediato te das cuenta de que son robadas de otras cuentas de Instagram o de Internet. Además la compra no garantiza que vayan a interactuar con tus publicaciones. Oh no, eso, mi querido lector que ya está pensando en comprar followers, tiene otro precio en el mercado de la falsa popularidad cibernética.

Conclusiones

Si lo que te interesa es inflar tu número de seguidores –y tu ego–, entonces sí, estas empresas funcionan. Sin embargo, recuerda que cantidad no significa calidad y no sirve de nada tener miles de seguidores que no interactúan ni se identifican con tu contenido. Además, piensa que difícilmente te recuperarás de la vergüenza y la falta de credibilidad si te cachan en el acto. Sería como, no sé, que descubrieran que plagiaste tu tesis de la licenciatura. Y ya todos sabemos lo mal que termina eso.

*Actualización

Cinco días después de hacer el experimento mis seguidores disminuyeron a 608, perdiendo más de la mitad de los followers comprados. Fast Followerz ofrece un seguro que promete compensar cada seguidor perdido con uno nuevo por un lapso de dos años, pero evidentemente no lo compré, así que tampoco puedo confirmar que funcione.