Los superfoods y su lucha por el trono de la alimentación

Superfoods

Cerca de 16,000,000 millones de resultados es lo que te arroja Google al buscar el término superfoods, y la mayoría son titulares que dicen algo que se puede resumir a “Los superalimentos que debes comer o que debes conocer” como si necesitaran volverse una obligación en nuestra vida.

Y no es que esté en contra de ellos, pero la realidad es que estos superalimentos –o alimentos funcionales, como los conocí cuando estudié la carrera en nutrición (sólo que suena con más onda este nuevo término)– generan una idea de ser los reyes de la pirámide nutricional y hacen que todos los demás alimentos que son parte de nuestro día a día (además de más baratos y fáciles de conseguir) no tengan tanto valor por no poseer esas propiedades “milagrosas” de las que tanto se habla.

¿El problema? La evidencia científica sobre los superfoods aún no es contundente. Por lo general, en los estudios que se realizan en este campo suelen emplear niveles muy altos de estos superalimetos, lo que es casi imposible llevar acabo en una dieta real, y muchos se realizan en animales o in vitro, por lo que los resultados obtenidos sólo pueden darnos una idea de cuáles son los beneficios que traerían a la salud, pero no la garantía de que realmente funcionen como un remedio milagroso y todo poderoso.

Lo cierto es que estos superalimentos pueden incluirse dentro de una dieta equilibrada siempre y cuando no se exceda las dosis establecida y no basemos nuestra alimentación enteramente en torno a ellos, porque muchas veces también necesitan de otros nutrientes que se encuentran en alimentos tan comunes como lo puede ser una manzana o un manojo de espinacas, para así potenciar su absorción.

Para darte una mejor idea, te platicaré un poco sobre 5 de los superfoods más populares, la dosis recomendada y a quién no se le recomienda el consumo.

Maca
Esta potente raíz peruana es conocida por su poder afrodisiaco (de hecho, el aumento del líbido es de las pocas cosas que le han comprobado a través de estudios científicos). Sin embargo, también se habla de que es un buen energetizante, un potente antioxidante, es capaz de agilizar la habilidad mental y es un aliado para mejorar (no curar) episodios de ansiedad y depresión (aunque solo ha tenido efectos en mujeres durante la menopausia y después de ella).

Dosis recomendada:  1,500 – 4,000 mg/día

¿Quién debe consultar a su médico antes de tomarla?
– Mujeres embarazadas o durante la lactancia.
– Personas hipertensas
– Personas que tengan diabetes
– Personas que padezcan hiper o hipotiroidismo.


Espirulina
Esta alga es conocida especialmente en el mundo vegano por su aporte de vitamina B12, aunque actualmente se sabe que el cuerpo no la puede absorber por sí mismo, sino que necesita cierta ayuda. Se le atribuye la mejora del metabolismo de lípidos y glucosa (por esto muchos dicen que ayuda a bajar de peso), es un antioxidante (de aquí su propiedad de antienvejecimiento), mejora la resistencia muscular, ayuda a controlar la glucosa sanguínea y la presión arterial.

Dosis recomendada:
Aún falta mucha investigación para conocer más a fondo esta alga, pero los estudios recomiendan tomar pequeñas dosis múltiples veces a lo largo del día, sin exceder los 6 gramos diarios.

¿Quién debe consultar a su médico antes de tomarla?
– Personas que padecen hipo o hipertiroidismo
– Personas con insuficiencia renal
– Personas con diabetes

Superfoods

Espirulina en polvo


Proteína hemp
Esta semilla que viene del cannabis y que es completamente legal, muestra grandes beneficios como la reducción de triglicéridos en sangre y aumento del colesterol HDL (también conocido como “colesterol bueno”), así como el fortalecimiento del sistema inmune, por lo que si la tomas probablemente será más difícil que te enfermes. Además, gracias a la cantidad de fibra que tiene mejora el tránsito intestinal; se le relaciona con disminución de síntomas durante el molesto síndrome premenstrual y mejora la recuperación muscular después de hacer ejercicio. BOOM!

Y como sé que probablemente te lo estás preguntando, debes saber que las semillas que se venden son bajas (menos del 0.5%) en THC, el compuesto químico que provoca los efectos psicológicos de la marihuana. De hecho, los estudios han demostrado que la intoxicación por su consumo es muy difícil, solamente hay que respetar la dosis establecida.

Dosis recomendada:
Tómalo para complementar tu requerimiento diario de proteína y dependiendo de la actividad física que realices. Unos cuantos gramos de este superalimento serán más que suficientes.


Chía
Esta famosa semilla, que tienen su origen en nuestro país, puede disminuir el apetito, el colesterol y la glucosa en sangre. Además de aumentar el colesterol bueno, mejorar el tránsito intestinal (por la cantidad de fibra que posee) y la hidratación de la piel. Nada mal para una semilla tan pequeña.

Dosis recomendada: 2 cucharadas repartidas durante un día. Consumida en exceso puede generar problemas. Uno de los más comunes es una oclusión intestinal y se ha visto que puede interferir en la absorción de calcio y zinc.

¿Quién debe consultar a su médico antes de tomarla?
– Personas con diabetes
– Personas que toman anticoagulantes.
– Personas que padezcan hipertensión
– Personas con diverticulosis


Cúrcuma

A este pigmento amarillo de nombre divertido se le atribuye la pérdida de peso (aunque ningún estudio científico lo haya demostrado). Por si fuera poco, es un buen antiinflamatorio, antioxidante, disminuye la presión arterial y al parecer puede ayudar a reducir los triglicéridos, el colesterol total y mejorar los síntomas de la osteoartritis. ¿Quieres más? También ayuda con la resistencia a la insulina y la función cardiovascular. Todo en uno.

¿El problema? Se ha demostrado que al ingerirla el cuerpo sólo puede absorber una mínima cantidad, es por eso que se recomienda su consumo junto con pimienta negra.

Dosis recomendada: como máximo 8 gramos al día

Estudios in vitro han demostrado que consumido en altas concentraciones puede dañar el ADN y suprimir al sistema inmune. Sin embargo, aún falta mucha investigación al respecto.

¿Quién debe consultar a su médico antes de tomarla?
– Personas con cálculos biliares
– Personas que toman medicamentos anticoagulantes
– Mujeres embarazadas